UN POCO DE HISTORIA: En el corazón de Rioja Alavesa nace en 1987 Bodegas Viña Villabuena que posteriormente pasará a denominarse Bodegas IZADI de la mano de Gonzalo Antón, quien junto con un conjunto de amigos y empresarios vitorianos , crea un proyecto innovador en el corazón de la Rioja Alavesa. Con el firme propósito de apostar por una zona vitícola privilegiada y conseguir de ella esos afamados vinos de crianza que caracterizan a la comarca más meridional de Alava

LA BODEGA: Izadi significa naturaleza en euskera. Por ello la bodega ubicada en Villabuena de Alava busca respetar al máximo el fruto que este entorno natural provee, integrando innovación y tradición en un edificio singular. Arquitectónicamente, lo más interesante de esta bodega es el aprovechamiento que hace de un desnivel de 50 metros para utilizar la gravedad en la elaboración de sus vinos, dividiendo la bodega en 5 alturas distintas. Cada elemento está enfocado a mimar en cada fase del proceso las características de la uva. Además, y desde su nacimiento, la vocación de Izadi está muy unida al mundo de la gastronomía, una faceta que se puede complacer en la misma bodega, donde a menudo se realizan actividades que maridan el vino y la buena mesa.

LOS VIÑEDOS: El símbolo de bodegas Izadi es un triángulo. Esta figura representa el espacio que conforman los pueblos de Villabuena de Álava, Samaniego y Ábalos, en el que se ubican las 178 hectáreas (70 de ellas propias) con las que trabajan. En este triángulo, Izadi cuenta con un centenar de parcelas viejas orientadas al sur que están amparadas por el microclima que predomina en la Rioja Alavesa. En todas ellas se siguen criterios de viticultura integrada, respetando al máximo las condiciones naturales del viñedo y del entorno. Estos viñedos, con 45 años de edad de media, están plantados sobre suelos pobres que proporcionan bajos rendimientos y uvas pequeñas pero de gran calidad, las cuales representan la tipicidad propia de la zona.