PORTAFOLIO

Todos

En 1979 la familia Schwarz Del Alto Adige compró La Magia y se trasladó a la zona de Montalcino para dedicarse a la producción de vino.

La finca, que se sitúa por debajo del volcán extinto del Monte Amiata y directamente por encima de la abadía románica de Sant’Antimo, goza de una de las mejores vistas en la Val d’Orcia.

La edad de las viñas, el suelo en el que crecen y el aspecto del sur de la propiedad se combinan para conferir cualidades organolépticas únicas y la longevidad de los vinos.

Harald Schwarz, quien hasta hace poco se ha ejecutado la empresa en relación con sus padres, ahora ha pasado la gestión del día a día de la finca a su hijo Fabián, un graduado de la prestigiosa San Michele all’Adige Instituto, que tiene el mismo trabajado a tiempo completo en La Magia desde 2005.

Ahora, la próxima generación está esperando en las alas, el joven Sebastián y Oliver Schwarz, quien también parece disfrutar Toscana de la vida.

close

En Montilla, el Suelo, el Clima y la Cultura forman un marco idóneo para la más refinada elaboración vitivinícola. Desde 1902, Bodegas Cruz Conde produce vinos naturales y licores auténticos, en el marco de la Denominación de Origen de Montilla Moriles, siguiendo procesos artesanales.

Desde su fundación, ha desarrollado una importante organización que cubre el ciclo vitivinícola completo: desde el cultivo de las mejores vides hasta la elaboración de los mostos. Realiza la crianza en barricas de roble americano, usando el sistema tradicional de Solera y Criaderas, y su posterior envasado y comercialización en el marco de la Denominación de Origen de Montilla-Moriles. Su gama de vinos se completa con una línea de anisados y brandy de la máxima calidad destilados en sus alambiques, que hoy en día son centenarios.

Bodegas Cruz Conde ofrece vinos y licores sobresalientes, premiados en concursos nacionales e internacionales por su calidad y singularidad. Se trata de una Bodega carismática con una trayectoria histórica, que se caracteriza por procesos de elaboración y crianza que siguen el método tradicional y permanecen artesanales en su mayor parte.

close

BODEGAS PATROCINIO; fundada hace más de 25 años por 200 socios que decidieron elaborar sus vinos en Uruñuela, en el corazón de la Rioja Alta, la mejor zona de Rioja para la elaboración de vinos debido a la influencia climática (clima mediterráneo y atlántico frenado por Sierra Cantabria) y a la idoneidad de sus suelos, pedregosos, pobres en materia orgánica, permeables pero con buena capacidad de retención de la humedad.

Desde su fundación en 1986 en plena Rioja Alta, Bodegas Patrocinio dispone de un viñedo propio que rodea por completo la bodega y el pueblo de Uruñuela. Estas 600 hectáreas de viñedo propio le permiten controlar el viñedo desde la poda hasta la vendimia, además de controlar en todo momento la esmerada elaboración de sus vinos.

La implantación de un sistema de trazabilidad de la viña a través de un buen equipo de ingenieros de campo, y sistemas informáticos de control de viñedo, garantizan la recepción en bodega de un fruto de calidad. Fruto de esta gestión de campo, los vinos jóvenes muestran buena carga frutal y frescura. En las crianzas se aprecian vinos de color intenso, carga frutal sin dejar de lado el tradicional paso por barricas que impregnan complejidad al producto final.

María Martínez ejerce el mando enológico de Bodegas Patrocinio y produce la línea Lágrimas de María y Zinio. Ambas líneas con una elegante etiqueta y el nombre del primero, son originales testigos que sin duda homenajean su labor y que hace un peculiar juego nominativo entre enóloga y vino.

Lágrimas de María: concepto innovador y diferente, donde introducimos el concepto de vinos madurados o jóvenes con 4 meses de barrica.

Zinio: la línea de la alta gama de la bodega, proveniente de viñedos con más de 70 años, en la que se presenta un Rioja moderno con Vendimia Seleccionada desde la viña y selección posterior en bodega.

close

Donatella Cinelli Colombini

Donatella Cinelli Colombini es propietaria de Fattoria del Colle y Casato Prime Donne desde. Ella produce Chianti Superiore, vinos DOC Orcia, Brunello di Montalcino y aceites de oliva extra virgen.

Casato Prime Donne

Bodega de Montalcino perteneciente a la familia desde 1592, Casato Prime Donne, la primera en Italia, donde el personal es totalmente femenino, está situada a 325 metros sobre el nivel del mar y está rodeado de 16 hectáreas de viñedo. En la planta baja de la casa de piedra es la bodega de envejecimiento en roble, toneles, barricas y barriles grandes. Aquí es donde envejece el Brunello, en un primer momento en recipientes más pequeños y luego cada vez mayores hasta alcanzar los barriles de 40hl.

El área de vinificación se divide en dos partes, el lado tradicional esta bajo un techo con vigas de madera, mientras que el área más tecnológica y moderno se encuentra bajo un techo de hierro y está abierto en los cuatro lados. Se llama “Tinaia del Vento” y ha sido creado con el fin de hacer que la naturaleza sea protagonista de productos de calidad. Aquí el aire limpio de la Val d’Orcia es utilizado como un elemento fundamental para la calidad de los futuros vinos.

Los tanques de acero inoxidable son de temperatura controlada y con un émbolo, aquí el remontage se produce de forma automática sin el uso de una bomba. La relación con el paisaje circundante se destaca por el uso de levaduras autóctonas seleccionadas escogidas para Casato Prime Donne durante la cosecha de 2007 por los laboratorios Oliver Ogro. Técnicas modernas de fermentación que sin embargo recuerdan las practicadas por los abuelos antepasados de la familia Cinelli Colombini

Fattoria del Colle

Situada a 404 metros sobre el nivel del mar, y la gran diferencia de temperaturas entre el día y la noche debido a su proximidad al territorio de Crete Senesi, determinan la particular riqueza de matices aromáticos de los vinos producidos en esta zona. Son intensos, complejos y particularmente finos. Esta bodega perteneció a los ancestros de Donatella Cinelli Colombini desde el siglo XV y está de vuelta bajo la operación de la familia desde 1,919.

Aquí la propiedad está compuesta por 336 hectáreas en las colinas que miran hacia Montalcino, territorios del Chianti Classico y la zona del Nobile di Montepulciano. Se trata de un cruce de caminos entre grandes vinos tintos. De esta tierra provienen también, la trufa blanca y extraordinarios aceites de oliva extra virgen.

Fattoria del Colle cultiva 160 hectáreas de cereales, 6,5 hectáreas de olivar y 23 de la viña de varias variedades como Sangiovese, Merlot, Traminer y Foglia Tonda. Foglia Tonda es un varietal local de Siena que había sido abandonada hace más de un siglo. Hemos vuelto a introducir su uso para destacar sus cualidades.

La altitud de Fattoria del Colle, 404 metros sobre el nivel del mar, y la gran diferencia de temperaturas entre el día y la noche debido a su proximidad al territorio de Crete Senesi, determinan la particular riqueza de matices aromáticos de los vinos producidos en esta zona. Son intensos, complejos y particularmente finos

close

Rainer Wess fundó su propia bodega Weingut Rainer Wess en el 2003, después de muchos años de diversa experiencia en la industria vitivinícola, en su nativa Austria, y en Burdeos y California. El objetivo de Rainer fue producir vinos Grüner Veltliner y Riesling que no solamente estén entre los mejores del valle del Wachau, sino que también expresen su filosofía y estilo personal. Hoy trabaja junto con su hija, Christina. Los dos comparten el trabajo en el viñedo y las tareas dentro de la bodega. Sus vinos expresan el terroir de la región y la capacidad de madurar varios años en la botella. Encantadores en su juventud, pero aquellos que tengan paciencia unos años disfrutarán un vino aún más complejo.

Grüner Veltliner es la cepa emblemática de Austria, y de la que se obtiene un vino encantador, vivaz y seco, perfumado y exótico con equilibrada acidez.

Rainer apunta a producir los vinos más puros, frescos y elegantes posibles, con una clara expresión varietal y del terroir. Al acercarse la época de vendimia, usualmente a inicios de Octubre, Rainer se asegura que las uvas tengan el equilibrio óptimo de madurez y acidez, sin botrytis. Las uvas son recogidas a mano y transportadas en pequeños lotes a la bodega para asegurar la más completa expresión de la variedad y el viñedo.

Rainer produce tres niveles de vinos. Sus botellas de Kremstal y Wachauer son los vinos regionales de nivel principal. Para su Kremstal Grüner Veltliner, Rainer adquiere uvas procedentes del viñedo vecino a la bodega. Aquí el cálido suelo franco donde predomina la lima, le aporta un estilo jugoso, brillante y redondo al Grüner Veltliner que hacen de si, la introducción perfecta a los vinos de Rainer.

Las uvas para sus vinos Wachauer Grüner Veltliner y Riesling, provienen de sitios más planos en los pueblos de Unterloiben y Dürnstein en el Wachau. Aquí el suelo es aluvial, con grava y cubierto por capas de suelo limoso y arcilla. Las uvas maduran 5 días después de las vendimiadas en Kremstal, y son los primeros viñedos en vendimiar dentro del Wachau. Estos factores dan cuenta del carácter aromático, intenso y energético que exhiben los vinos Wachauer Grüner Veltliner y Wachauer Riesling. Estos vinos muestran aromas de frutos de zonas fría, cítricos expresivos y notas minerales. Se embotellan en el mes de Enero y representan una excelente relación calidad precio.

close

Giovanni Manzone, establecido en Monforte d’Alba, Piamonte, al sudeste de las Colinas de la Langa, tiene 8 hectáreas de viñedos y solo utiliza para sus vinos, uvas de sus viñedos propios. La entera producción está enfocada a la calidad y está limitada a 50,000 botellas anuales.

La historia de esta bodega familiar, comenzó en 1925 Cuando Giovanni Manzone adquirio “Ciabot del Preve” (Casa del sacerdote de la parroquia de la comuna de Castelletto). En 1965, Stefano Manzone y su hijo Giovanni, embotellaron los primeros vinos de la bodega. Con el pasar de los años, adquirieron importantes viñedos en la histórica colina de “Gramolere” en Monforte d’Alba. Luego, el Cru Barolo “Castelleto” y “Bricat”, y una parcela en la cima del viñedo Gramolere entraron en producción, la cual también incluye Barolo Riserva, Langhe Nebbiolo, Barberad” alba y Dolcetto d’Alba.

La marcada elevación en la que se encuentran sus viñedos (460 metros), las extremas pendientes y el gran terruño de la zona en conjunto, dan origen a parras de baja producción, de las que se produce vinos que son muy amigables al paladar desde su juventud, aun así manteniéndose entre los de mayor concentración y mayor potencial de guarda de todos los barolos. En sus viñedos, se siguen los principios de agricultura natural y no invasiva: jamás se han utilizado insecticidas o fertilizantes en estos viñedos.

En Perú, manejamos dos lineas de Barolos de Giovanni Manzone. Barolo Gramolere y Barolo Castelletto.

BAROLO GRAMOLERE
Considerado como uno de los más grandes Cru de Nebbiolo ubicados en Monforte d’Alba, en una zona donde una considerable altitud y la riqueza del suelo asegura vinos de excepcional calidad y longevidad particular.

El Barolo Gramolere de Giovanni Manzone es un Single Vineyard Barolo que proviene de un viñedo de 1.5 hectáreas ubicado a una altitud de 400 metros, con una producción limitada promedio de 9,000 botellas al año.

Los viñedos de la colina Gramolere fueron adquiridos por Giovanni Manzone a principios de los años 60, y desde entonces la gran atención prestada a las peculiaridades de esta micro-región, le ha permitido a Manzone obtener un Barolo altamente reconocido, además de ser respetuoso del estilo tradicional que generación tras generación se ha transmitido en la Langa.

Detrás del gran éxito de Barolo Gramolere esta una viticultura cuidadosa de respetar los factores naturales, que no requiere ningún uso de herbicidas o insecticidas, pero respeta el curso natural y vegetativo de la viña como hábitat para numerosas especies. Del mismo modo, en la bodega, Manzone no admite prácticas de vino industrial.

Barolo Gramolere no es ni filtrado ni clarificado, a fin de preservar los componentes más cruciales del vino durante el envejecimiento, mientras que cualquier uso de SO2 es limitado a un mínimo. Estos son los principios de la fundación de una gran Barolo como Gramolere.

Giovanni Manzone tiene el mérito de haber seguido el enfoque clásico, preservando al mismo tiempo lo que bien le pueden dar las sorprendentes colinas de la Langa.

Los Barolo Gramolere son armoniosos, con sutiles notas de cereza, fresas y notas balsámicas. Se caracterizan por ser amplios, suaves y elegantes, con un excelente equilibrio y tanicidad, de agradable final especiado y elegante. Como todos los vinos de Manzone, un vino capaz de envejecer con dignidad. Barolos que saben ser austeros, pero también accesibles desde su juventud.

BAROLO CASTELLETTO
Enprimer lugar, es un vino realmente bueno, bien hecho, de estilo tradicional, con 15 días de maceración y crianza en barriles de 35 hectolitros de inquilinos que honran a su país con un espíritu de servicio y humildad, y sobre todo, si “secreto” quiere hablar, que proviene de un terroir especial, un viñedo, “Castelletto”, con vistas a Serralunga d’ Alba, que ya estaba plantado de viñas desde hace más de un siglo atrás y no ha sido plantado con Nebbiolo, que proviene de unos suelos de donde tal vez antes no había madera o avellana, como fue el caso con demasiadas viñas que han surgido en los últimos veinte años en Langa, y ya era un viñedo de Nebbiolo en 1925 para cuando entonces Giovanni Manzone, antepasado del actual Giovanni, compró la finca.

Un viñedo de aproximadamente una hectárea, a unos 400 metros de altura sobre el nivel del mar. Otra característica que vale la pena mencionar es que en este viñedo, sus parras producen una cantidad muy limitada de uvas, con pequeños racimos, de piel gruesa, gran color, taninos y calidad. Él, Giovanni Manzone está seguro de que se trata de un viñedo se vuelve cada vez más importante para su hacienda.

La producción de Barolo Castelleto no excede las 6,000 botellas anuales. Este es un vino que combina la potencia y la estructura de Barolo, Monforte y Serralunga d’Alba, a la delicadeza y complejidad aromática de estos vinos. Sin duda su guarda le permitirá una gran evolución en la botella.

The Wine Advocate describe a Giovanni Manzone como una bodegas que “…continua produciendo algunos de los más singulares y únicos Barolos de la zona. A pesar que Monforte, la comuna en la que se ubica, es mejor conocida por producir vinos estructurados, los viñedos de Manzone están entre los más altos de la región, y como resultado sus vinos muestran una inusual delicadeza”.

A su vez, Wine Spectator describe a Giovanni Manzone como: “… un pequeño productor que hace magia con el Nebbiolo.”

close

Bodega Terras Gauda; fundada en 1,990 se encuentra en el extremo suroeste de la provincia de Pontevedra, en el Valle de O Rosal, y limitando con Portugal. Sus viñedos se ubican en un paraje privilegiado, muy cerca de la desembocadura del Río Miño. Los viñedos se encuentran situados entre 50 y 150 m. de altitud sobre el nivel del mar, y gozan de un microclima excepcional caracterizado por temperaturas suaves, con una media anual de 15º C, heladas muy escasas y abundantes precipitaciones. Este microclima propicia una excelente maduración, con elevado contenido de azúcares y con una acidez menor que en otras zonas más al norte de la Denominación de Origen Rías Baixas, más fluctuantes cualitativamente por cuestiones climáticas.

La primera producción se remonta a 1,990 con el vino Terras Gauda’90, siempre con la idea fija de salvaguardar la identidad del vino de O Rosal. En el año 1992, se elabora la primera cosecha del varietal Albariño, Abadía de San Campio. En 1993 inician la elaboración del Terras Gauda Etiqueta Negra, el primer vino de D.O. Rías Baixas fermentado en barrica y criado sobre sus lías. A principios de 2011 salen al mercado la primeras botellas de La Mar, el primer vino elaborado mayoritariamente con Caíño Blanco, una novedad mundial que además de permitirnos disfrutar de la sutileza y fuerza de esta poco conocida variedad, supuso la consecución definitiva de la preservación del Caíño, a punto de desaparecer del panorama vitícola.

Terras Gauda ha sido también la primera bodega de Galicia en obtener la Certificación de Calidad según la norma ISO 9001 para las actividades de cultivo y recolección de viñedo propio, unos pioneros en la zona por excelencia de elaboración de los blancos españoles. Abadía de San Campio 2013, un vino que ha obtenido el primer lugar en la LXII Fiesta del Albariño celebrada la primera semana de agosto de 2014 en la localidad Pontevedra de Cambados, España.

Reconocido como el mejor entre el total de 65 marcas presentadas, por un jurado compuesto por veinticuatro expertos, entre ellos el presidente del Concours Mondial Bruselles, Baoudouin Havaux y reconocidos críticos de vinos como Carlos Maribona, Paz Levinson, Cristino Álvarez, Andrés Proensa, Alberto Luchini y Ramón Francas, entre otros. Con su original etiqueta – resultado del concurso internacional de carteles promovido por la bodega – se convierte en un marinero amigable y todoterreno que nos acompaña gustoso en todo tipo de mesas.

close

Balbás, bodegas y viñedos de familia desde 1,777 y considerada como una de las 100 mejores bodegas del mundo por Wine & Spirits Magazine se une a nuestro portafolio en Perú.

Bodegas Balbás, cumpliendo hoy más de 237 años de tradición de cuatro generaciones dedicadas a la noble tarea de concebir uno de los grandes vinos de la Ribera del Duero. Han pasado más de 25 años desde que Bodegas Balbás, junto con un pequeño grupo de bodegas, crearan y constituyeran lo que hoy conocemos como la Denominación de Origen Ribera del Duero.

Desde entonces a logrado conjugar una tradición de más de 200 años con las más modernas y avanzadas técnicas de elaboración que hacen que sus vinos muestren toda la potencia y elegancia, características del “terroir” y del buen hacer de las grandes bodegas de esta Denominación de Origen.”

Orígenes y familia

Bodegas Balbás es ejemplo de bodega histórica fechándose su nacimiento en 1777. Juan José Balbás es actualmente la cabeza visible de la bodega tras cuatro generaciones de productores y comercializadores de vino que en su origen fue únicamente rosado.

El trabajo y la constancia de la familia Balbás dio forma e impulso a la creación de la Denominación de Origen Ribera del Duero, junto a un pequeño grupo de bodegueros de la zona.

Ubicación: En el centro neurálgico de esta prestigiosa denominación de origen, el pueblo de La Horra, Bodegas Balbás produce alrededor de un millón de botellas dependiendo de las añadas, siguiendo los mismos métodos tradicionales usados por sus antepasados aunque adaptados a los tiempos actuales con el objetivo de superar la calidad y garantías sanitarias. Buenos ejemplos de ello son los nuevos y modernos depósitos de acero inoxidable o los últimos avances tecnológicos aplicados a la medición o el control de calidad.

La estabilización en frío o el estricto control de temperatura durante las fermentaciones asegura que sus vinos tintos estén entre la élite nacional e internacional como avalan los diferentes y prestigiosos galardones recibidos.

Viñedo y climatología: El auténtico secreto de Bodegas Balbás se encuentra en el cuidado de sus 90 hectáreas de viñedos propios, plantados en terrenos singulares situados entre los 711 y los 940 metros de altura. Por composición son suelos calizos,
arcillosos y limosos, muy pobres en materia orgánica y con un PH de
media de 7.5. Su severa climatología con escasas lluvias (460 ml. anuales) y las extremas temperaturas con máximas anuales en torno a 40 grados en verano y
mínimas de -10 en invierno, que pueden provocar variaciones en un solo día de más
de veinte grados durante el periodo estival, dan como resultado que el
 fruto de las viñas tenga una alta concentración y por tanto una
 excelente estructura lo cual permite la producción de tintos de muy
larga vida.

La Tinta del País (Tempranillo) es la variedad de uva más
 extendida y famosa en la región, pero en Bodegas Balbás les encanta dar un toque de Cabernet Sauvignon o Merlot a sus vinos vinos, aporte que les dota de un carácter especial.

Vendimia y elaboración: Toda la fruta es
 vendimiada a mano, normalmente comenzando en la primera semana
de octubre, aunque la fecha varía ligeramente dependiendo de cada añada.

La baja producción por hectárea –siempre dependiendo de la edad de las viñas- con pagos de menos de mil kilos y máximos de cinco mil kilos por hectárea, junto con la poda en verde y otros cuidados artesanales y respetuosos con el medio ambiente, dan lugar a vinos con un toque personal, profundos e intensos.

Buscando hacer algo único y diferente, aunque siempre manteniendo la tipicidad de la región, los tintos de Bodegas Balbás siguen mejorando su estructura y equilibrio evitando estancias en barrica excesivamente largas y dando más importancia al acabado y pulido final en botella.

Con total seguridad el momento más delicado del proceso de un gran vino está en el envejecimiento en las barricas de roble. En el caso de Bodegas Balbás se trata de roble francés y americano, seleccionado antes de la fabricación de la barrica para controlar de este modo el secado y tostado. Estas barricas proporcionan a sus vinos tintos el mejor espacio para descansar tranquilos, sin prisa, en un ambiente de reposo y penumbra que más tarde permitirá a cada botella evolucionar para dar lo mejor de sí misma.

Los vinos de Bodegas Balbás

Gama Balbás:
Balbás Rosado
Balbás Barrica
Balbás Crianza
Balbás Reserva
Balbás Gran Reserva

Gama Víctor Balbás:

Víctor Balbás Crianza
Victor Balbás Reserva

Gama Ardal:

Ardal Tradición
Ardal Crianza
Ardal Reserva
Ardal Gran Reserva

Balbas Verdejo

Único vino blanco de la bodega, elaborado en la D.O. Rueda con la variedad Verdejo.

Ritus

El vino de corte más “moderno” de Bodegas Balbás

Alitus Tinto Reserva

El vino de “Autor” de Bodegas Balbás

close

Un proyecto que se inició en 1999 en Arganza del Bierzo, una localidad de gran tradición vitivinícola inmersa en un paraje natural de la región berciana. Los lugares de procedencia de sus uvas son dispares en cuanto a suelos, pendientes, orientaciones y microclimas y les permiten obtener uvas de características muy diferenciadas. Cada una de ellas son vinificadas por separado, para finalmente proceder a la mezcla en los porcentajes que consideran adecuados.

Los suelos de la montaña están constituidos por una mezcla de elementos finos -cuarcitas, pizarras-, y las vegas que se forman en los valles reciben continuas aportaciones de las laderas. En El Bierzo, el viñedo se orienta fundamentalmente sobre los suelos de tierra parda húmeda, ligeramente ácidos y, por tanto, con ausencia de carbonatos, propio de climas húmedos.

Los factores de calidad determinantes están en las terrazas de poca inclinación, donde se sitúan las viñas muy próximas a los ríos o en laderas, o bien en viñas de pronunciada inclinación y en altitudes comprendidas entre 450 y 1.000 metros.

close

Enmarcada en el corazón de la planicie alentejana, la ciudad histórica de Reguengos de Monsaraz es la localidad más próxima a Herdade do Esporão. Situada a poco más de 180 kilómetros de Lisboa, la finca tiene una historia que data del siglo XIII, concretamente del año 1267, y se beneficia de una riqueza paisajística única donde se superponen paisajes de ríos, viñedos, olivares y un gran lago central.

Los viñedos se extienden entre más de 460 hectáreas sobre suelos predominantemente graníticos. En total la propiedad cuenta con unas 1200 hectáreas de terreno, una amplitud enorme que para recorrerla entera en muchos casos utilizan helicópteros.

Herdade do Esporão alberga un terroir único, fruto de la alianza de un clima particular, regulado y mitigado en parte por su gran lago central, sus diferentes tipos de suelo, las diferentes exposiciones y el vasto patrimonio vitícola entre uvas autóctonas e internacionales.

El paisaje se compone de suaves llanuras onduladas que ocupan cerca de 1500 hectáreas de superficie total de las cuales 460 hectáreas corresponden a viñedos y cerca de 80 hectáreas a olivares. El clima, cálido, se suaviza ligeramente por la gran masa del lago central (que ocupa unas 120 hectáreas). Esta región se beneficia de muchas horas de sol y sus suelos, pobres, derivan de rocas eruptivas. La finca alberga un patrimonio de 194 castas plantadas, 37 de ellas en pleno rendimiento. Algunas de las viñas sobrepasan los 40 años de edad, aportando singularidad en los vinos.

De entre todas las sub-regiones en el Alentejo, se escogió Reguengos de Monsaraz porque era la única que garantizaba vinos elegantes y con gran estructura por la combinación de suelos graníticos pobres y un clima cálido con días calurosos y frías noches. Es aquí donde se consiguen un buen balance que oscila entre la vivacidad de los primeros años y su posterior potencial de envejecimiento.

El Alentejo es la región vinícola más extensa y calurosa de Portugal. Se encuentra ubicada en el centro-sur del país y literalmente significa “más allá del Tajo”. El paisaje es sobre todo de suaves colinas y llanuras, pero si tenemos que destacar una zona sobre las demás esa sería Reguengos de Monsaraz.

Allí, en una enorme propiedad, se erige Herdade do Esporão, una bodega que ha supuesto un auténtico revulsivo en una zona que durante muchos años estuvo deprimida. La región del Alentejo ha tenido durante años fama de segundona dado el gran prestigio de la zona del Douro, pero entre sus asequibles vinos se pueden encontrar gratas sorpresas con los de Esporão. De hecho, es la bodega pionera en adopción de técnicas de vinificación modernas y un uso sostenible de los viñedos, aportando una calidad y diferenciación sin parangón.

Por su cercanía con Extremadura, podríamos decir que comparten prácticamente el mismo tipo de clima y suelo, pero su gran diferencia respecto a tierras patrias la encontramos en las variedades, un amplio patrimonio de uvas autóctonas que aportan personalidad a sus vinos. Es una zona netamente calurosa, pero en Esporão cuentan con dos armas secretas que juegan a su favor. En primer lugar, un gran lago que se extiende por 120 hectáreas de la finca, proporcionando humedad. En segundo lugar, el paisaje de encinares que les rodea juega un papel fundamental, y no sólo porque adorne el paisaje, sino porque sus hojas perennes, gruesas y pequeñas, permiten reducir al máximo las pérdidas de agua por evaporación, una estrategia que ha resultado eficaz en ambientes tan calurosos como este.

Destacable también es el papel que juega su enólogo David Baverstock, un australiano que lleva ya 22 años en Esporão y del que estamos convencidos es parte de las razones del éxito de esta bodega. No sólo porque ha aportado consistencia al proyecto y una buena reputación añada tras añada, sino porque ha sabido complacer tanto a los aficionados, que buscan vinos disfrutables con precios asequibles, como a los más entendidos, resolviendo una complicada ecuación entre calidad y excelencia a pesar de los grandes números de su producción.

Si el viñedo representa el pulmón de Herdade do Esporão, la bodega sería entonces el corazón que bombea a buen ritmo las uvas que nacen en la finca. La primera edificación de bodega se creó en 1985 y fue diseñada para funcionar casi exclusivamente con la ayuda de la gravedad. Posteriormente se complementó con una serie de salas subterráneas y túneles que les han permitido controlar la temperatura y humedad natural. En 2002 se decidió construir una segunda bodega, que les permite hacer vinificaciones separadas. Inmediatamente después, se construyó una tercera bodega (lagares) en la que se diseñan los vinos más exclusivos de la bodega.

close

Desde el año 1925, Trabanco ha sido sinónimo de una apreciada sidra natural, obtenida de una de las mejores manzanas de variedades seleccionadas y elaborada siguiendo métodos apenas inalterados desde hace siglos, métodos tradicionales a los que, únicamente, se han ido añadiendo las condiciones que recomienda el sentido común e impone, en definitiva, la modernidad.

Desde siempre, Asturias es sinónimo de sidra. No hay Asturias sin sidra, ni sidra sin Asturias. Siempre ha sido así y, de hecho, la manzana y la sidra han marcado desde cientos y cientos de años el carácter y las costumbres de nuestro pueblo.

Nuestro paisaje asturiano, lleno de verde montaña y azul mar, se tiñe en primavera de un manto de flores blancas. Son las flores de nuestros pumares, de los manzanos que en primavera inician la floración y adelantan ya los primeros rasgos de una cosecha que empezará en octubre y se prolongará hasta las primeras semanas de diciembre.

Es entonces cuando los llagares se llenan de manzana, cuando las prensas de madera despiertan para exprimir todo el jugo de los cientos de variedades de manzana de sidra que aún hoy se siguen cultivando de manera tradicional en Asturias.

Es entonces, también, cuando la sidra dulce se reparte. Una parte llega a los más pequeños de la casa, que la devoran en los tradicionales amagüestos con castañas asadas; la otra, empieza a llenar los toneles tradicionales de madera para iniciar el proceso de fermentación, la fase en la que el llagarero debe mostrar todas sus cualidades como creador de sidra.

La primera sidra del año llegará en marzo. El 19 de marzo es la fecha tradicionalmente elegida para probar la sidra nueva, y es una fecha que la asociación de llagareros de Sidra de Manzana Seleccionada, entre los que forma parte Sidra Trabanco, están recuperando como punto de referencia para presentar públicamente la sidra de la nueva cosecha.

Nuestras Pumaradas:
La preocupación por contar con una materia prima de calidad ha sido, y es, uno de los puntos fundamentales en el crecimiento de Grupo Trabanco. La calidad de la manzana es la base que nos garantizará una sidra de restallu, y por eso prestamos especial atención a la selección de las variedades y de las manzanas de mejor calidad.

Actualmente, contamos con alrededor de 100 hectáreas de plantaciones propias, que nos permiten innovar, seleccionando las variedades que consideramos más apropiadas para cada tipo de sidra y que nos permiten establecer controles de calidad en todo el proceso de producción.

En nuestras plantaciones, combinamos las técnicas más tradicionales con las innovaciones más recientes para el cuidado de nuestros manzanos. El objetivo: obtener en cada cosecha un rendimiento óptimo, tanto en cantidad como en calidad. Contar con plantaciones propias nos permite ir un paso más allá en la investigación, incorporando las variedades que consideramos más adecuadas para los distintos tipos de sidra que elaboramos.

Es el caso de Poma Áurea, el primer brut nature de sidra, para el que seleccionamos una plantación concreta (por su localización y su disposición, que nos permite aprovechar al máximo las horas de sol) y dos variedades tradicionales concretas, Regona y Raxao, que nos aportan el equilibrio ácido-amargo que buscamos para esta sidra.

A esto se une nuestro compromiso de contribuir a la recuperación de las variedades de manzana de sidra tradicionales en Asturias y que corren riesgo de desaparición, debido a la estandarización de variedades.

A través de nuestras plantaciones, y con la compra de variedades tradicionales a proveedores locales, contribuimos a la puesta en valor de variedades de manzana que ya se estaban perdiendo y que, sin embargo, aportan una altísima calidad y el valor añadido de la tradición a nuestra sidra.

Nuestros Llagares:

Trabanco Lavandera | GIJÓN
En Lavandera, en plena naturaleza y a pocos kilómetros de Gijón, se sitúa nuestro primer llagar, en donde en 1925 empezó todo. Hoy en día, sigue siendo nuestro centro de trabajo, la sede de la sidrería Casa Trabanco y un punto de encuentro para los muchos amigos del mundo de la sidra que nos visitan cada año para conocer nuestras instalaciones, dentro de nuestro plan de sidroturismo.

Trabanco Sariego
En plena Comarca de la Sidra, se sitúa el segundo llagar de Trabanco. Inaugurado en 2010, este llagar cuenta con una superficie de más de 11.000 metros cuadrados, que nos permite ampliar notablemente nuestra capacidad de producción y asumir con garantías los retos del futuro más cercano.

En Trabanco Sariego combinamos, también, las necesidades de un llagar de sidra con la apuesta por impulsar el sidroturismo. Potenciamos las visitas guiadas y hemos puesto en marcha el proyecto Trabanco Sariego Eventos, con el que ponemos a disposición nuestras instalaciones para la celebración de eventos familiares y empresariales con un toque muy especial.

close
¡Próximamente!
close

Es una de las bodegas más antiguas de España. Fundada en 1729 por Don Diego de Alvear y Escalera, sigue en manos familiares con la séptima y octava generación al frente. Las instalaciones de elaboración se dividen entre el Lagar de las Puentes, en la Sierra de Montilla, principal zona de calidad de la denominación gracias a sus suelos marcadamente calcáreos, y la llamada Casa Central, un conjunto de edificios que se extienden por unos 60.000 metros cuadrados en la localidad de Montilla. Casi la totalidad de las 6.000 botas de crianza de entre 500 y 600 litros con que cuenta la bodega se encuentran en este último emplazamiento en el que destaca la vieja bodega “de la Casa” del siglo XVIII que alberga las soleras más viejas.

La base de los vinos son 150 hectáreas de viñedo en propiedad (todo de la variedad Pedro Ximénez) más otras 200 que se adquieren a viticultores locales.

La mayoría de las marcas actuales y las elaboraciones de brandy proceden de principios del siglo XX bajo la dirección de Francisco de Alvear, conde de la Cortina, cuando también se adquirieron numerosos viñedos y se ampliaron las bodegas. La emblemática marca de fino C.B. es anterior. Tiene su origen en el capataz Carlos Billanueva, que fue asistente de Diego de Alvear y Ponce de León, militar defensor de Cádiz frente a los franceses. Reconvertido en enólogo-capataz, marcaba las mejores botas con sus iniciales. Muchos Alvear ilustres se hicieron cargo de la bodega a lo largo de la historia. Sabina de Alvear y Ward, de la rama inglesa de la familia, abrió los mercados de Reino Unido en el siglo XIX. Están documentadas también frecuentes visitas de la emperatriz Eugenia de Montijo a la bodega, así como de Próspero Merimée, autor de la novela que inspiró la famosa ópera Carmen.

Los vinos están basados en la uva blanca pedro ximénez, mayoritaria en esta región cálida y soleada en la que se empieza a vendimiar en agosto, y con gran potencial de azúcar. Esto permite que los finos no necesiten ser encabezados y que en su versión pasificada la pedro ximénez pueda alumbrar uno de los vinos dulces más densos y pastosos del mundo, el llamado PX.

A lo largo de su historia, Bodegas Alvear ha conservado su carácter familiar manteniendo sus raíces. Los Alvear de hoy son muy numerosos, más de 50 son ahora los propietarios, siendo también de la familia alguno de los responsables de la empresa.

Alvear distribuye sus marcas en todo el territorio nacional, siendo su principal mercado el área mediterránea desde Cataluña hasta Algeciras. La bodega vende fuera de nuestras fronteras el 40% de su producción a más de 25 países diferentes.

close

Palacio Quemado Single Estate Vineyards, nace de la mano de BODEGAS ALVEAR y la familia Losada Sierra a finales del siglo XX con el objetivo de elaborar vinos tintos de alta calidad. Bajo el amparo de la Denominación de Origen “Ribera del Guadiana” se encuentran más de 100 ha. de viñedo de las variedades tempranillo, garnacha, cabernet sauvignon, syrah y alguna variedad autóctona tradicional en fase de recuperación. Tierras que rezuman testimonios romanos, a tan solo 18 Km. de Mérida, en Alange.

Horizontes de suaves lomas arcillosas, de clima caliente y crepúsculos infinitos. Viñedos situados a una altitud media de 520 m, con un clima continental con ligeros influjos de los vientos oceánicos. Esta es la nueva experiencia y el nuevo reto de la familia Alvear en Extremadura. Fundada en 1999, Palacio Quemado es una experiencia que persigue obtener vinos de calidad de un terruño excepcional, asociada a la experiencia centenaria de las bodegas Alvear.

La bodega de crianza se encuentra situada en el centro de la viña, para optimizar el tratamiento de la uva en vendimia, cuenta con la maquinaria necesaria, más idónea existente en el mercado para todos los procesos de vendimia, vinificación, crianza y embotellado. El afinamiento de los vinos de parcela se lleva a cabo en fudres de 500 litros, principalmente de roble francés y una pequeña cantidad de roble americano, con la idea de mantener el carácter frutal, respetar al máximo el trabajo realizado en el viñedo y la singularidad de cada parcela.

Desde 2010, acompañan en la asesoría técnica el grupo ENVINATE, Roberto Santana, Alfonso Torrente, Laura Ramos y Jose Angel Martínez, que comparten una filosofía muy clara sobre los vinos, volviendo al origen y defendiendo la naturaleza de cada terroir individualmente, para dar lugar a vinos singulares y únicos en esta finca.

Todo el conocimiento en la crianza y elaboración de vinos puesto al servicio de un nuevo proyecto basado en la calidad, tradición y respeto por la tierra. Toda la historia de la familia puesta al servicio de cien hectáreas de excepcional viñedo. Todo su esfuerzo para conseguir elaborar dos vinos con características propias, marcadas por la materia prima y una crianza esmerada.

Un reto que busca la sabia combinación del tiempo, la madera y una cuidada elaboración

close

Las raíces de la calidad de Canals & Munné se encuentran en la tradición familiar transmitida generación tras generación desde, los orígenes, hace 5 generaciones, en la dedicación al cultivo de la viña, en la finca Can Canals, situada en la zona mediana de l`Alt Penedès, rodeada por un afluente del río Anoia y bosque de Ribera. Dedicación al cultivo de la viña en una zona privilegiada, para obtener las mejores uvas y dedicación a la elaboración en las bodegas para obtener los mejores vinos, siguiendo el modelo de los Chateau Franceses.

Canals & Munné es una empresa pequeña y familiar dedicada a la elaboración de vinos y cavas de clasificación Reserva y Gran Reserva desde 1915, cuando Josep Canals Capellades, bisabuelo del actual enólogo Òscar Canals, inició la actividad. El escudo de la casa simboliza los canales de agua que llevan cava y las torres, formando la unión de la marca, junto con las hojas y la uva de los viñedos.

El éxito de la calidad de los vinos elaborados hizo que el año 1915, se construyeran las primeras cavas para la elaboración de vinos según el método tradicional Champegnoise. Desde entonces, Canals i Munné elabora cavas haciendo prevalecer la calidad de las materias primas – solo utilizando mosto flor – y las producciones son limitadas y numeradas. Un completo y complejo proceso 100% artesano y la tecnología más moderna, con un respeto total por el medio ambiente, le permiten ofrecer en todo momento un producto único, sencillamente espectacular. Las variedades empleadas son, tanto las locales Macabeo, Xarello and Parellada, como Pinot Noir y Chardonnay. Todos los cavas C&M están clasificados como Reserva o Gran Reserva y marcados con su cosecha y fecha de degüelle.

Las raíces de la calidad de CANALS & MUNNÉ se encuentran en la tradición familiar trasmitida a lo largo de cinco generaciones, en la dedicación al cultivo de la viña, en la finca Can Canals, situada en la zona mediana de l`Alt Penedès.

La obtención de los mejores cavas empieza con la exclusiva ubicación de los viñedos dependiendo de cada variedad de uva, y la mezcla de los vinos correspondientes que conformará el coupage dirigido por el enólogo. Uvas que después de ser cosechadas en su momento óptimo de maduración, tendrán diferentes grados de prensado y de fermentación, según el tipo de cava por el que hayan sido escogidos y concebidos. Las variedades utilizadas por Canals & Munné, son; Chardonnay, Macabeu, Xarel·lo, Parellada y Pinot Noir. Una vez seleccionadas las uvas y obtenido el mejor mosto, se producirá la primera fermentación y la filtración. Seguidamente se realizará el coupage. Una vez hecho el coupage, máxima expresión del arte i la experiencia del enólogo se procederá a hacer el tiraje, la operación que consiste en llenar las botellas con la mezcla del vino del coupaje, el azúcar, las levaduras, las vitaminas y los clarificantes. A continuación se arrimaran las botellas al más profundo del cava porque allí en la oscuridad fermenten y envejezcan un mínimo de dos años y un máximo de cinco años.

De esta manera, se pueden conseguir cavas con una burbuja muy fina, que no producen ni dolor de cabeza ni dolor de estómago. Después del delicado proceso manual de “remuage” en los pupitres (operación que consiste en dar 1/8 de vuelta a las botellas, a diario, durante 2 meses, hasta conseguir que todas las madres o posos queden sedimentados al cuello de la botella), se procederá a efectuar el degüelle (operación que consiste en extraer la madre o el sedimento de la botella de cava, previa congelación al Xampagel y añadir el licor de expedición correspondiente, excepto en el Brut Nature). Seguidamente se pone el tapón de corcho y el morrión a las botellas. A continuación se limpian las botellas y se hace una inspección visual, de una en una, para garantizar la máxima calidad y limpidez del producto. Por último el cava es etiquetado (cápsula, etiqueta, collarín, y contra-etiqueta,) encajado y enumerado para saber su vida.. El cava ya está listo para empezar a ser apreciado en toda su plenitud. Tenemos que tener en cuenta, que para hacer un buen cava, tienen que pasar como mínimo 4 o 5 años, des de que se cosecha la uva en la viña, hasta que se disfruta del placer de una botella.

close

La historia de Bodega Rejadorada comienza en 1999 dentro de un palacete del siglo XV ubicado en Toro (Zamora), el palacio de Rejadorada. Aquí nace el particular proyecto de Luis Remesal, Jose A. Fernandez y Jose Antonio de Saja: Elaborar tintos que destacasen por una esmerada elaboración y un mimo extremo en cada proceso para obtener así vinos finos, complejos y armoniosos con un gran protagonista: la variedad “Tinta de Toro” (Tempranillo).

En el 2003, Rejadorada crece con una nueva bodega en San Román de Hornija (Valladolid) equipada con los más modernos equipos e instalaciones para la elaboración, crianza y embotellado, sin dejar de ser fieles a los métodos antiguos de elaboración y el amor por las cosas bien hechas. En 2014, Mario Remesal aporta nuevas ideas y reactiva la ilusión tan característica de Rejadorada con el fin de transmitir a través de estos vinos historia, tradición y pasión.

La filosofía de esta bodega se basa en la mezcla de tradición vitivinícola con nuevas técnicas enológicas. Sólo con esta simbiosis han conseguido que sus vinos sean tan especiales y referente indudable de la alta calidad de los vinos de Toro.

La elaboración se centra en la producción de tintos de gran calidad, elaborados con la variedad Tinta de Toro. Se sigue con especial cuidado todos los procesos desde la viña hasta la crianza en barricas. Las viñas se encuentran en suelos de arenas y gravas sobre fondo de arcilla. Unicamente aquí, se puede encontrar un suelo ideal para que las cepas, con la ayuda del aire, la lluvia y el sol, consigan aromas y matices exquisitos en los granos de la uva Tinta de Toro. Las plantaciones tienen una antigüedad de 15 a 30 años para Rejadorada Roble, entre 30 y 60 para Novellum, 60 años para Antona García, más de 70 para Sango y entre 80 y 105 años para el Bravo.

Asi seleccionan y recogen manualmente la uva y la transportan en cajas para que el producto llegue a la bodega en sus mejores condiciones frutales, físicas y organolépticas. La fecha de vendimia la indica la propia maduración de la uva. Gracias diversos controles en la bodega son capaces de poder respetar el momento perfecto, sin imposiciones. Continúan cuidando los detalles con un momento primordial para Rejadorada. Al llegar la uva a bodega, inspeccionan en mesa la uva con un criterio muy riguroso en el que retiran todos los racimos o elementos extraños que pudieran mermar la calidad del vino.Tras haber obtenido exactamente los granos que necesitan, la uva pasa a los depósitos de fermentación.

Durante los primeros 4 o 5 días, las someten a una maceración en frío y doble remontado del mosto el cual fermentara con levaduras autóctonas de la bodega. Este vino flor, obtenido por sangrado, se micro oxigena previa a la fermentación maloláctica, con el fin de estabilizar el color y conseguir el afinamiento aromático. La bodega se complementa con barricas de roble francés, roble americano y roble de Europa del este, principalmente húngaro. Quienes deciden el tiempo que el vino va a reposar en las barricas son: el tipo de viña y de vino, los resultados de cata y el tipo de roble de las barricas con un objetivo primordial: que sus vinos presenten las mínimas variaciones posibles año tras año.

close

Una antigua bodega de 1937…totalmente renovada en 2008

A tan solo 20 minutos de la Ciudad de Mendoza, este proyecto vitivinícola abrió sus puertas en el año 2007, luego de la completa restauración de una bodega centenaria, que aún conserva su fachada, destinada ahora exclusivamente a la elaboración de vinos Premium.

CASARENA Bodega y Viñedos es un proyecto vitivinícola que le rinde homenaje a la rica tradición de Agrelo y Perdriel en Luján de Cuyo, dos de los mejores terroirs en Mendoza. Por ello, trabaja exhaustivamente en la preservación de las plantas que constituyen el origen de la vitivinicultura en Mendoza. A una altura de 945 metros sobre el nivel del mar, en el Alto Valle del Río Mendoza, estas insuperables denominaciones albergan algunos de los viñedos más antiguos y preciados de la provincia cuyana.

Fiel a este homenaje, Casarena está ubicada en el corazón de Perdriel, en el edificio de una bodega centenaria, construida en 1937, que fue totalmente renovada para el proyecto. Dentro de Luján de Cuyo se buscaron propiedades con diferentes situaciones geográficas, tanto en altura, como en orientación y en composición de los suelos.

Se exploró profundamente cada suelo en los viñedos para poder mostrar todas las expresiones posibles de un mismo varietal en una zona. Casarena tiene cuatro fincas: JAMILLA, NAOKI, OWEN, y LAUREN ubicadas estratégicamente.

CASARENA Bodega y Viñedos representa el poder de una zona que se expresa desde las viñas históricas mediante el trabajo de grandes profesionales que las interpretan. Todas las dimensiones de Luján de Cuyo, la zona perfecta para crear vinos con el sello único.

Nuestra misión es celebrar la rica tradición de los distritos de Agrelo y Perdriel en Luján de Cuyo

CASARENA cuenta con cuatro viñedos propios, que conforman un total de casi 300 hectáreas, (160 plantadas) ubicadas en los distritos de Agrelo y Perdriel en la región de Luján de Cuyo, a una altura aproximada de 950 msnm. Estas insuperables denominaciones albergan algunos de los viñedos más antiguos y preciados de la provincia, donde la bodega ha plantado las variedades: Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Petit Verdot, Sauvignon Blanc y Chardonnay, con vides de entre 5, 20 y 80 años de antiguedad.

PERDRIEL Este distrito se encuentra en las orillas del Río Mendoza. Durante miles de años el río ha dejado un suelo limo arenoso liviano y rocoso en superficie. Esta característica única produce Malbecs de gran intensidad, con notables frutos rojos, mineralidad y destacados aromas.

AGRELO Este distrito se encuentra al sur de Perdriel, un poco más alejado del Río Mendoza. El suelo arcilloso aluvial profundo se evidencia a lo largo de toda la denominación, produciendo Malbecs más oscuros con un perfil de frutas negras, notable concentración y de amable estructura.

Dedicados a elaborar vinos de la más alta calidad.

close

UN POCO DE HISTORIA: En el corazón de Rioja Alavesa nace en 1987 Bodegas Viña Villabuena que posteriormente pasará a denominarse Bodegas IZADI de la mano de Gonzalo Antón, quien junto con un conjunto de amigos y empresarios vitorianos , crea un proyecto innovador en el corazón de la Rioja Alavesa. Con el firme propósito de apostar por una zona vitícola privilegiada y conseguir de ella esos afamados vinos de crianza que caracterizan a la comarca más meridional de Alava

LA BODEGA: Izadi significa naturaleza en euskera. Por ello la bodega ubicada en Villabuena de Alava busca respetar al máximo el fruto que este entorno natural provee, integrando innovación y tradición en un edificio singular. Arquitectónicamente, lo más interesante de esta bodega es el aprovechamiento que hace de un desnivel de 50 metros para utilizar la gravedad en la elaboración de sus vinos, dividiendo la bodega en 5 alturas distintas. Cada elemento está enfocado a mimar en cada fase del proceso las características de la uva. Además, y desde su nacimiento, la vocación de Izadi está muy unida al mundo de la gastronomía, una faceta que se puede complacer en la misma bodega, donde a menudo se realizan actividades que maridan el vino y la buena mesa.

LOS VIÑEDOS: El símbolo de bodegas Izadi es un triángulo. Esta figura representa el espacio que conforman los pueblos de Villabuena de Álava, Samaniego y Ábalos, en el que se ubican las 178 hectáreas (70 de ellas propias) con las que trabajan. En este triángulo, Izadi cuenta con un centenar de parcelas viejas orientadas al sur que están amparadas por el microclima que predomina en la Rioja Alavesa. En todas ellas se siguen criterios de viticultura integrada, respetando al máximo las condiciones naturales del viñedo y del entorno. Estos viñedos, con 45 años de edad de media, están plantados sobre suelos pobres que proporcionan bajos rendimientos y uvas pequeñas pero de gran calidad, las cuales representan la tipicidad propia de la zona.

LOS VINOS:

LARROSA: Rosado 100% Garnacha de color rosa pálido con aromas a fruta blanca pera y manzana. Fresco en boca y con buena acidez.

IZADI BLANCO: Fermentado en Barrica con un 80% Viura y 20% Malvasía. De color amarillo pálido con tonos verdes . Gran aroma frutal y floral con un sutil toque tostado procedente de la barrica.

CRIANZA: Tempranillo 100% de color rubí de capa media y untuosa lágrima. De alta intensidad aromatica bien equilibrada en tonos de frutos rojos, regaliz y especias combinados con aromas de cedro y ahumados. En boca resulta elegante y equilibrado con un retrogusto largo con recuerdos frutales y florales.

RESERVA: Tempranillo 100% Color rubí de capa media y untuosa lágrima. Alta intensidad aromática bien equilibrada en tonos de frutos rojos, regaliz y especias combinados con aromas de cedro y ahumados. En boca resulta elegante y equilibrado con un retrogusto largo con recuerdos frutales y florales.

SELECCIÓN: 80% Tempranillo y 20% Graciano. Rubí intenso con lágrima manchada. Alta intensidad aromática con aromas de frutos rojos bien ensamblados. Mineral y especiado. En boca resulta sabroso, con fruta madura. Final largo, persistente y equilibrado.

EL REGALO: Tempranillo 100% Cereza oscura de capa alta e intensa. Aroma complejo, potente con notas de fruta madura, especiado y ahumados. En la boca resulta estructurado, con taninos maduros y complejidad.

close

Finca Villacreces toma su nombre del fraile Pedro de Villacreces. Junto a él, varios clérigos se establecieron en la finca para dedicarse a la oración y al cultivo de la tierra.

La bodega se encuentra en la Milla de Oro de la Ribera del Duero, flanqueado por un pinar centenario y con el río a tan solo 50 metros. De hecho, el viñedo está asentado sobre un meandro del Duero y tiene la particularidad de concentrar distintos tipos de suelos, desde las arenas cercanas a los pinos, hasta los terrenos muy pobres y pedregosos en los que predominan los cantos rodados.

El II marqués de Alonso Pesquera vendió esta finca a principios del siglo XX a la vallisoletana familia Cuadrado, que la utilizó como zona de recreo. Allí se alojaron ilustres invitados como Peter Sisseck, que utilizó parte de su viñedo y bodega para elaborar su mítico Flor de Pingus. En 2004, Gonzalo y Lalo Antón, que ya contaban con la bodega Izadi en La Rioja y Vetus en Toro, conocieron a la familia Cuadrado, que en aquella época buscaba un relevo para la finca. Tras la remodelación de la bodega y un concienzudo trabajo de recuperación del viñedo, Villacreces se reinauguró en 2007.

Finca Villacreces, aupada por las últimas grandes puntuaciones de Parker, no habría pasado desapercibida para los incondicionales de la Ribera del Duero. Se auguraba un proyecto interesante gracias a dos puntos conectores: su cercanía con la mítica Vega Sicilia y la ayuda de Peter Sisseck en la elaboración de su primer vino en 1994.

FINCA Y VIÑEDOS: La finca se extiende por unas 110 hectáreas, 64 de ellas de viñedo, en un meandro del río Duero. Este viñedo está dividido en 15 parcelas, que se vinifican por separado. Todo está plantado con Tinto Fino, Cabernet Sauvignon y Merlot, entremezclado con un pinar centenario de gran valor medioambiental. Finca Villacreces cuenta con un viñedo al que le caracteriza la diversidad de suelos, que van desde áreas extremadamente arenosas a terrenos muy pedregosos con cantos procedentes procedentes de la deposición aluvial del Duero. La pobreza del terreno garantiza, de forma natural, los bajos rendimientos, que rondan los 4.000 kilos por hectárea. Finca Villacreces se encuentra a unos 700 metros de altitud sobre el nivel del mar, en una zona donde predomina el clima continental extremo, con grandes oscilaciones térmicas. Sin embargo, el bosque que envuelve la finca la provee de un microclima especial que protege al viñedo de los rigores climáticos.

VITICULTURA Y BODEGA: En Finca Villacreces el viñedo se autorregula hasta limitar la producción a menos de 2 kilos por cepa. Estos viñedos se cultivan siguiendo criterios de viticultura integrada, donde se controla y preserva la propia condición natural de la vid para obtener vinos con la personalidad y tipicidad propia del terreno. En bodega, el proceso comienza con la recepción de la uva en una mesa de doble selección. Primero se selecciona racimo por racimo y posteriormente grano por grano, con un sistema llamado “mistral”, que separa las bayas según su calidad con un ventilador de aire.

close

Bodega creada en 2003 y perteneciente al Grupo Artevino que incluye las firmas riojanas Izadi y Orben en Rioja y Finca Villacreces en Ribera del Duero. Se apoya en el concepto de vino de finca a partir de una propiedad de 20 hectáreas situada en el municipio de Toro. Acorde con el tamaño del viñedo, los vinos se elaboran en cantidades reducidas. El nombre de la bodega procede del latín vetare (prohibido) porque sus creadores consideran que “en la prohibición está el origen de la atracción y de la curiosidad”.

La bodega cuenta con un diseño moderno y equilibrado, la bodega integra de forma ordenada tres edificios en los que se reparten los diferentes procesos de la elaboración de los vinos de Vetus. El edificio cuenta con depósitos de doble bazuqueo automático adaptados al tamaño de las subparcelas de la finca y vinifica en consecuencia. En el caso de Celsus, la fermentación se hace en un depósito especial, más ancho de lo habitual y con un bazuqueo manual para extraer al máximo sus cualidades intrínsecas. En una coqueta nave se alojan las 400 barricas de roble francés y americano en las que envejecen los Vetus antes de pasar al último edificio, donde se encuentra el botellero. Desde la terraza del edificio social, al frente de todos ellos, se puede observar una bella panorámica de toda la finca y de su entorno natural.

La gama, con buena definición de fruta y un buen control de la potencia que puede ofrecer Toro, está compuesta por el tinto de gama inicial Flor de Vetus, con nueve meses de crianza en roble americano y francés al 50%; el tinto central Vetus, elaborado a partir de la selección de las mejores parcelas de la finca con 12 meses de envejecimiento en barrica y la misma combinación de robles; y el top Celsus. Esta última marca procede de Finca Villacreces, donde tuvo un uso muy ocasional. Celsus es el único vino que se elabora con uvas de fuera de la finca, en concreto de un viñedo prefiloxérico (uno de los grandes lujos de esta denominación) situado en Morales de Toro que sólo da para unas 2.000 botellas.

El Grupo Artevino ha utilizado además su bodega de Toro como plataforma para adentrarse en Rueda con la marca Flor de Vetus y presentar un verdejo que, a diferencia de la aburrida y estandarizada corriente mayoritaria, se apoya en las viñas viejas de la hasta hace poco desconocida vertiente segoviana. Este Flor de Vetus Verdejo D.O. Rueda cuenta además con diseño de una etiqueta que transmite esa diferencia y frescura, con una tinta termocrómica que cuando el vino está en la temperatura óptima de consumo (7º) cambia de color y aparece una mariposa azul.

El levantamiento de la prohibición de emplear una misma marca en denominaciones de origen diferentes, unido al gran éxito comercial de los verdejos de Rueda, ha llevado a que una gran mayoría de bodegas fundamentalmente de Ribera del Duero exhiban su propio verdejo, a menudo elaborado en alguna de las bodegas de alta producción de esta DO.

close

Siete generaciones de una arraigada familia iqueña dedicada al arte de elaborar nuestra ancestral y codiciada bebida bandera.

La hacienda San Juan de Bellavista está ubicada a 294.5 Km. al sur de Lima, en San Juan Bautista, el distrito más antiguo de Ica (1549). Esta antigua hacienda viñatera y pisquera, instituida por la Orden de San Agustín, fue también conocida como Pedreros, Buena Vista y San José de Vellavista. El documento más antiguo sobre su historia -hasta ahora- es el testamento de Don Mateo Gómez Pedreros (Gobernador de Las Reales Armas de Ica), redactado ante el escribano Don Diego Mateo Hernández y Valenzuela, el 27 de enero de 1753, en el cual se mencionan 300 botijas con pisco producido en esta centenaria hacienda.

Casi dos siglos después, luego del devastador terremoto de 1940, Don Víctor Manuel Bernales Ormeño reconstruyó su bodega con un innovador diseño que le permitió trasegar mostos por gravedad y destilarlos en sus cuatro alambiques con calienta-vinos, gracias al empleo de un caldero que optimizó el proceso y evitó el uso de madera de huarango. Hasta su fallecimiento en 1962, produjo un promedio de quinientos mil litros anuales de pisco.

Hoy en día, siguiendo los cánones de la antigua elaboración pisquera, los hermanos Santhome Bernales relanzan al mercado -después de varias décadas- sus emblemáticas marcas: Bellavista y Jaranero. Y, en memoria del auténtico pisquero –que antaño disfrutaba del llamado pisco ‘macho’– presentan Familia Bernales, un pisco excepcional, por sus singulares aromas y sabores, y su alta graduación alcohólica, fiel a la vieja usanza.

Estirpe Pisquera:

El teniente general y corregidor Don Silverio de Bernales y Rodamonte fue un reconocido ‘señor de viñas’, gracias a la producción de sus haciendas Mochica (Ica, 1760) y Bernales (Pisco, 1774). Décadas después, su nieto Miguel Bernales Cagnoli hizo lo propio en la Rivero y, posteriormente, su bisnieto, el comisario Manuel Bernales Mata, en la Bolívar, donde también fabricó botijas.

Desde los años cuarenta hasta inicios de los sesenta del siglo pasado, el mayor de la quinta generación y dos veces alcalde de Ica, Víctor Manuel Bernales Ormeño continuó con el cultivo de uvas pisqueras y la elaboración de pisco en su hacienda San Juan de Bellavista. Esta tradición familiar fue heredada a su primogénito Pedro Manuel Bernales Uribe, quien junto a su hijo Manuel Ernesto Bernales Baumgartner la continúan en la destilería de su hotel El Carmelo en Ica. De igual forma, fue transmitida a sus sobrinos Antonio y Julio Biondi Bernales, quienes se establecieron en la hacienda Omo de Moquegua.

Actualmente, los hermanos Juan Carlos y Víctor Manuel Santhome Bernales siguen produciendo pisco en la antiquísima bodega Bellavista, representando con orgullo a la séptima generación de una de las más arraigadas familias iqueñas en el arte de elaborar nuestra ancestral y codiciada bebida bandera. “

close

Binomio vino y naturaleza asociados definitivamente · Evolución · Profundizar en la agricultura ecológica · Proyecto de futuro uniendo generaciones

En el Parque Natural de la Serralada de Marina, a dos kilómetros del mar Mediterráneo y a quince del centro de Barcelona, se encuentra ALTA ALELLA MIRGIN, el proyecto familiar de Josep Maria Pujol-Busquets, su mujer Cristina Guillén y sus dos hijas, Mireia y Georgina. En 1991 adquirieron la finca novecentista de Can Genís, recuperaron viñas de más de sesenta años y plantaron las variedades tradicionales Pansa Blanca y Mataró en laderas y terrazas. Actualmente disponen de treinta hectáreas de viña ecológica ubicadas entre las localidades de Alella y Tiana. Desde sus inicios, la bodega se ha basado en la agricultura ecológica certificada, creando un ecosistema equilibrado que respeta la flora y la fauna autóctonas de la zona agrícola privilegiada. El reconocimiento de una de sus parcelas con la categoría más Premium del sector del cava: “Paraje Calificado” confirma su calidad y singularidad. Paralelamente, como primer elaborador de cava sin sulfuroso de la DO Cava (desde la vendimia 2006), la familia sigue trabajando en su línea de cavas y vinos naturales en el CELLER DE LES AUS.

Huyendo de la estandarización, año tras año, el objetivo de la familia es producir vinos transparentes, que reflejen las características del terroir y de la añada. La vendimia se realiza de forma 100% manual, con una selección muy precisa en el viñedo para vendimiar la uva en el momento óptimo, con una sanidad impecable. La bodega trabaja con micro-vinificaciones y diversidad de uvas, llegando a producir hasta cincuenta vinos base al año.

La finca se encuentra a tan solo dos kilómetros del Mar Mediterráneo; las viñas están situadas sobre laderas y terrazas de entre 100 y 250 metros de altitud sobre el nivel del mar. Los viñedos crecen sobre el suelo de “Sauló”, que es uno de los factores que más marca los vinos de Alta Alella: un suelo ácido, con niveles muy bajos de cal activa, poca materia orgánica y con buen drenaje.

“No nos cansaremos de evolucionar y profundizar en la agricultura ecológica para lograr uvas y vinos más puros”. La familia Pujol-Busquets Guillén refuerza su apuesta por la ecología con el objetivo de conseguir vinos naturales de calidad sin utilizar sulfuroso. Una bodega basada en el conocimiento y en la experiencia acumulada a lo largo de cuatro décadas dedicadas al vino. Estos vinos y cavas naturales reciben el nombre de algunos pájaros del Parque Natural de la Serralada de Marina.

close

Vinos con un Toque Personal

Una viña con alma. Así es MontGras y así se ha forjado desde sus inicios con un objetivo claro: crear consistentemente vinos de clase mundial, de los mejores terroir de Chile.

Los hermanos Hernán y Eduardo Gras, dieron vida a la viña en el año 1993, combinando tecnología de punta con el talento y pasión de un equipo humano muy especial.

La inspiración de Hernán, con una larga trayectoria vitivinícola en Canadá, junto a la visión empresarial de Eduardo, crearon la combinación perfecta, que tiene a MontGras convertida en uno de los grupos vitivinícolas más importantes de Chile, con presencia en los principales valles del país – Colchagua, Maipo y Leyda -, y una alta participación en mercados internacionales.

Viñedos
Diversidad de Terroirs

En la incansable búsqueda de producir vinos de la más alta calidad, hemos plantado nuestros viñedos en los principales valles vitivinícolas de Chile, transformando la creación de cada vino en un viaje permanente, que recorre las alturas de la Cordillera de los Andes, atraviesa la calidez del Valle Central, y llega hasta las frías aguas del Océano Pacífico.

Contamos con una amplia diversidad de suelos, climas y cepas para producir uvas de calidad excepcional y vinos distintivos que representen su origen.

CHILE: Paraíso Vitivinícola

Chile es geográficamente único. Sus fronteras definen un país largo y angosto, que recorre más de 4,300 km (2,672 mi) por la costa del Pacífico al Oeste de Sudamérica. La Cordillera de los Andes, que asciende a más de de 5,000 m (16,405 pies), crea una barrera natural al Este. Entre el mar y las montañas, tiene un ancho promedio de 175 km (109 mi). En el norte, el Desierto de Atacama, uno de los lugares más áridos del mundo, da camino al fértil Valle Central. Al sur está la Patagonia, región con miles de islas, fiordos y glaciares milenarios que llegan a la Antártica.

Las fronteras naturales de Chile han defendido al país de la más feroz de las plagas de la vid: la filoxera, transformándose en el único país del mundo que no fue atacado por esta plaga en 1877 y que tiene clones pre-filoxéricos plantados a pie franco. Con esta diversidad de terroirs, Chile representa la energía del Nuevo Mundo. Desde Elqui en el norte a Osorno en el sur, hay aproximadamente 117,560 hectáreas (290,487 acres) plantadas con casi 50 variedades de uva vinífera, de las cuales 75% corresponde a tintas y 25% a blancas. Hoy, es reconocido como un importante país productor de vinos de calidad excepcional.

Producir vinos de manera sustentable ha sido siempre una prioridad para MontGras. Por eso nos preocupamos de la ejecución de buenas prácticas en nuestros campos, líneas productivas, relación con nuestros trabajadores y la comunidad además del cuidado del medio ambiente.

Desde el año 2011, MontGras está certificada bajo el Código Sustentable de Viñas de Chile/Wines of Chile, un instrumento de carácter voluntario, orientado a incorporar prácticas sustentables en las empresas vitivinícolas. Monopolios como los de Canadá, Noruega y Suecia reconocen la certificación oficialmente y a Chile como el líder mundial de vinos sustentables, producto del Código Nacional de Sustentabilidad.

close
Alemania
¡Próximamente!
close
Argentina

Una antigua bodega de 1937…totalmente renovada en 2008

A tan solo 20 minutos de la Ciudad de Mendoza, este proyecto vitivinícola abrió sus puertas en el año 2007, luego de la completa restauración de una bodega centenaria, que aún conserva su fachada, destinada ahora exclusivamente a la elaboración de vinos Premium.

CASARENA Bodega y Viñedos es un proyecto vitivinícola que le rinde homenaje a la rica tradición de Agrelo y Perdriel en Luján de Cuyo, dos de los mejores terroirs en Mendoza. Por ello, trabaja exhaustivamente en la preservación de las plantas que constituyen el origen de la vitivinicultura en Mendoza. A una altura de 945 metros sobre el nivel del mar, en el Alto Valle del Río Mendoza, estas insuperables denominaciones albergan algunos de los viñedos más antiguos y preciados de la provincia cuyana.

Fiel a este homenaje, Casarena está ubicada en el corazón de Perdriel, en el edificio de una bodega centenaria, construida en 1937, que fue totalmente renovada para el proyecto. Dentro de Luján de Cuyo se buscaron propiedades con diferentes situaciones geográficas, tanto en altura, como en orientación y en composición de los suelos.

Se exploró profundamente cada suelo en los viñedos para poder mostrar todas las expresiones posibles de un mismo varietal en una zona. Casarena tiene cuatro fincas: JAMILLA, NAOKI, OWEN, y LAUREN ubicadas estratégicamente.

CASARENA Bodega y Viñedos representa el poder de una zona que se expresa desde las viñas históricas mediante el trabajo de grandes profesionales que las interpretan. Todas las dimensiones de Luján de Cuyo, la zona perfecta para crear vinos con el sello único.

Nuestra misión es celebrar la rica tradición de los distritos de Agrelo y Perdriel en Luján de Cuyo

CASARENA cuenta con cuatro viñedos propios, que conforman un total de casi 300 hectáreas, (160 plantadas) ubicadas en los distritos de Agrelo y Perdriel en la región de Luján de Cuyo, a una altura aproximada de 950 msnm. Estas insuperables denominaciones albergan algunos de los viñedos más antiguos y preciados de la provincia, donde la bodega ha plantado las variedades: Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Petit Verdot, Sauvignon Blanc y Chardonnay, con vides de entre 5, 20 y 80 años de antiguedad.

PERDRIEL Este distrito se encuentra en las orillas del Río Mendoza. Durante miles de años el río ha dejado un suelo limo arenoso liviano y rocoso en superficie. Esta característica única produce Malbecs de gran intensidad, con notables frutos rojos, mineralidad y destacados aromas.

AGRELO Este distrito se encuentra al sur de Perdriel, un poco más alejado del Río Mendoza. El suelo arcilloso aluvial profundo se evidencia a lo largo de toda la denominación, produciendo Malbecs más oscuros con un perfil de frutas negras, notable concentración y de amable estructura.

Dedicados a elaborar vinos de la más alta calidad.

close
Austria

Rainer Wess fundó su propia bodega Weingut Rainer Wess en el 2003, después de muchos años de diversa experiencia en la industria vitivinícola, en su nativa Austria, y en Burdeos y California. El objetivo de Rainer fue producir vinos Grüner Veltliner y Riesling que no solamente estén entre los mejores del valle del Wachau, sino que también expresen su filosofía y estilo personal. Hoy trabaja junto con su hija, Christina. Los dos comparten el trabajo en el viñedo y las tareas dentro de la bodega. Sus vinos expresan el terroir de la región y la capacidad de madurar varios años en la botella. Encantadores en su juventud, pero aquellos que tengan paciencia unos años disfrutarán un vino aún más complejo.

Grüner Veltliner es la cepa emblemática de Austria, y de la que se obtiene un vino encantador, vivaz y seco, perfumado y exótico con equilibrada acidez.

Rainer apunta a producir los vinos más puros, frescos y elegantes posibles, con una clara expresión varietal y del terroir. Al acercarse la época de vendimia, usualmente a inicios de Octubre, Rainer se asegura que las uvas tengan el equilibrio óptimo de madurez y acidez, sin botrytis. Las uvas son recogidas a mano y transportadas en pequeños lotes a la bodega para asegurar la más completa expresión de la variedad y el viñedo.

Rainer produce tres niveles de vinos. Sus botellas de Kremstal y Wachauer son los vinos regionales de nivel principal. Para su Kremstal Grüner Veltliner, Rainer adquiere uvas procedentes del viñedo vecino a la bodega. Aquí el cálido suelo franco donde predomina la lima, le aporta un estilo jugoso, brillante y redondo al Grüner Veltliner que hacen de si, la introducción perfecta a los vinos de Rainer.

Las uvas para sus vinos Wachauer Grüner Veltliner y Riesling, provienen de sitios más planos en los pueblos de Unterloiben y Dürnstein en el Wachau. Aquí el suelo es aluvial, con grava y cubierto por capas de suelo limoso y arcilla. Las uvas maduran 5 días después de las vendimiadas en Kremstal, y son los primeros viñedos en vendimiar dentro del Wachau. Estos factores dan cuenta del carácter aromático, intenso y energético que exhiben los vinos Wachauer Grüner Veltliner y Wachauer Riesling. Estos vinos muestran aromas de frutos de zonas fría, cítricos expresivos y notas minerales. Se embotellan en el mes de Enero y representan una excelente relación calidad precio.

close
Chile

Vinos con un Toque Personal

Una viña con alma. Así es MontGras y así se ha forjado desde sus inicios con un objetivo claro: crear consistentemente vinos de clase mundial, de los mejores terroir de Chile.

Los hermanos Hernán y Eduardo Gras, dieron vida a la viña en el año 1993, combinando tecnología de punta con el talento y pasión de un equipo humano muy especial.

La inspiración de Hernán, con una larga trayectoria vitivinícola en Canadá, junto a la visión empresarial de Eduardo, crearon la combinación perfecta, que tiene a MontGras convertida en uno de los grupos vitivinícolas más importantes de Chile, con presencia en los principales valles del país – Colchagua, Maipo y Leyda -, y una alta participación en mercados internacionales.

Viñedos
Diversidad de Terroirs

En la incansable búsqueda de producir vinos de la más alta calidad, hemos plantado nuestros viñedos en los principales valles vitivinícolas de Chile, transformando la creación de cada vino en un viaje permanente, que recorre las alturas de la Cordillera de los Andes, atraviesa la calidez del Valle Central, y llega hasta las frías aguas del Océano Pacífico.

Contamos con una amplia diversidad de suelos, climas y cepas para producir uvas de calidad excepcional y vinos distintivos que representen su origen.

CHILE: Paraíso Vitivinícola

Chile es geográficamente único. Sus fronteras definen un país largo y angosto, que recorre más de 4,300 km (2,672 mi) por la costa del Pacífico al Oeste de Sudamérica. La Cordillera de los Andes, que asciende a más de de 5,000 m (16,405 pies), crea una barrera natural al Este. Entre el mar y las montañas, tiene un ancho promedio de 175 km (109 mi). En el norte, el Desierto de Atacama, uno de los lugares más áridos del mundo, da camino al fértil Valle Central. Al sur está la Patagonia, región con miles de islas, fiordos y glaciares milenarios que llegan a la Antártica.

Las fronteras naturales de Chile han defendido al país de la más feroz de las plagas de la vid: la filoxera, transformándose en el único país del mundo que no fue atacado por esta plaga en 1877 y que tiene clones pre-filoxéricos plantados a pie franco. Con esta diversidad de terroirs, Chile representa la energía del Nuevo Mundo. Desde Elqui en el norte a Osorno en el sur, hay aproximadamente 117,560 hectáreas (290,487 acres) plantadas con casi 50 variedades de uva vinífera, de las cuales 75% corresponde a tintas y 25% a blancas. Hoy, es reconocido como un importante país productor de vinos de calidad excepcional.

Producir vinos de manera sustentable ha sido siempre una prioridad para MontGras. Por eso nos preocupamos de la ejecución de buenas prácticas en nuestros campos, líneas productivas, relación con nuestros trabajadores y la comunidad además del cuidado del medio ambiente.

Desde el año 2011, MontGras está certificada bajo el Código Sustentable de Viñas de Chile/Wines of Chile, un instrumento de carácter voluntario, orientado a incorporar prácticas sustentables en las empresas vitivinícolas. Monopolios como los de Canadá, Noruega y Suecia reconocen la certificación oficialmente y a Chile como el líder mundial de vinos sustentables, producto del Código Nacional de Sustentabilidad.

close
España

En Montilla, el Suelo, el Clima y la Cultura forman un marco idóneo para la más refinada elaboración vitivinícola. Desde 1902, Bodegas Cruz Conde produce vinos naturales y licores auténticos, en el marco de la Denominación de Origen de Montilla Moriles, siguiendo procesos artesanales.

Desde su fundación, ha desarrollado una importante organización que cubre el ciclo vitivinícola completo: desde el cultivo de las mejores vides hasta la elaboración de los mostos. Realiza la crianza en barricas de roble americano, usando el sistema tradicional de Solera y Criaderas, y su posterior envasado y comercialización en el marco de la Denominación de Origen de Montilla-Moriles. Su gama de vinos se completa con una línea de anisados y brandy de la máxima calidad destilados en sus alambiques, que hoy en día son centenarios.

Bodegas Cruz Conde ofrece vinos y licores sobresalientes, premiados en concursos nacionales e internacionales por su calidad y singularidad. Se trata de una Bodega carismática con una trayectoria histórica, que se caracteriza por procesos de elaboración y crianza que siguen el método tradicional y permanecen artesanales en su mayor parte.

close

BODEGAS PATROCINIO; fundada hace más de 25 años por 200 socios que decidieron elaborar sus vinos en Uruñuela, en el corazón de la Rioja Alta, la mejor zona de Rioja para la elaboración de vinos debido a la influencia climática (clima mediterráneo y atlántico frenado por Sierra Cantabria) y a la idoneidad de sus suelos, pedregosos, pobres en materia orgánica, permeables pero con buena capacidad de retención de la humedad.

Desde su fundación en 1986 en plena Rioja Alta, Bodegas Patrocinio dispone de un viñedo propio que rodea por completo la bodega y el pueblo de Uruñuela. Estas 600 hectáreas de viñedo propio le permiten controlar el viñedo desde la poda hasta la vendimia, además de controlar en todo momento la esmerada elaboración de sus vinos.

La implantación de un sistema de trazabilidad de la viña a través de un buen equipo de ingenieros de campo, y sistemas informáticos de control de viñedo, garantizan la recepción en bodega de un fruto de calidad. Fruto de esta gestión de campo, los vinos jóvenes muestran buena carga frutal y frescura. En las crianzas se aprecian vinos de color intenso, carga frutal sin dejar de lado el tradicional paso por barricas que impregnan complejidad al producto final.

María Martínez ejerce el mando enológico de Bodegas Patrocinio y produce la línea Lágrimas de María y Zinio. Ambas líneas con una elegante etiqueta y el nombre del primero, son originales testigos que sin duda homenajean su labor y que hace un peculiar juego nominativo entre enóloga y vino.

Lágrimas de María: concepto innovador y diferente, donde introducimos el concepto de vinos madurados o jóvenes con 4 meses de barrica.

Zinio: la línea de la alta gama de la bodega, proveniente de viñedos con más de 70 años, en la que se presenta un Rioja moderno con Vendimia Seleccionada desde la viña y selección posterior en bodega.

close

Bodega Terras Gauda; fundada en 1,990 se encuentra en el extremo suroeste de la provincia de Pontevedra, en el Valle de O Rosal, y limitando con Portugal. Sus viñedos se ubican en un paraje privilegiado, muy cerca de la desembocadura del Río Miño. Los viñedos se encuentran situados entre 50 y 150 m. de altitud sobre el nivel del mar, y gozan de un microclima excepcional caracterizado por temperaturas suaves, con una media anual de 15º C, heladas muy escasas y abundantes precipitaciones. Este microclima propicia una excelente maduración, con elevado contenido de azúcares y con una acidez menor que en otras zonas más al norte de la Denominación de Origen Rías Baixas, más fluctuantes cualitativamente por cuestiones climáticas.

La primera producción se remonta a 1,990 con el vino Terras Gauda’90, siempre con la idea fija de salvaguardar la identidad del vino de O Rosal. En el año 1992, se elabora la primera cosecha del varietal Albariño, Abadía de San Campio. En 1993 inician la elaboración del Terras Gauda Etiqueta Negra, el primer vino de D.O. Rías Baixas fermentado en barrica y criado sobre sus lías. A principios de 2011 salen al mercado la primeras botellas de La Mar, el primer vino elaborado mayoritariamente con Caíño Blanco, una novedad mundial que además de permitirnos disfrutar de la sutileza y fuerza de esta poco conocida variedad, supuso la consecución definitiva de la preservación del Caíño, a punto de desaparecer del panorama vitícola.

Terras Gauda ha sido también la primera bodega de Galicia en obtener la Certificación de Calidad según la norma ISO 9001 para las actividades de cultivo y recolección de viñedo propio, unos pioneros en la zona por excelencia de elaboración de los blancos españoles. Abadía de San Campio 2013, un vino que ha obtenido el primer lugar en la LXII Fiesta del Albariño celebrada la primera semana de agosto de 2014 en la localidad Pontevedra de Cambados, España.

Reconocido como el mejor entre el total de 65 marcas presentadas, por un jurado compuesto por veinticuatro expertos, entre ellos el presidente del Concours Mondial Bruselles, Baoudouin Havaux y reconocidos críticos de vinos como Carlos Maribona, Paz Levinson, Cristino Álvarez, Andrés Proensa, Alberto Luchini y Ramón Francas, entre otros. Con su original etiqueta – resultado del concurso internacional de carteles promovido por la bodega – se convierte en un marinero amigable y todoterreno que nos acompaña gustoso en todo tipo de mesas.

close

Balbás, bodegas y viñedos de familia desde 1,777 y considerada como una de las 100 mejores bodegas del mundo por Wine & Spirits Magazine se une a nuestro portafolio en Perú.

Bodegas Balbás, cumpliendo hoy más de 237 años de tradición de cuatro generaciones dedicadas a la noble tarea de concebir uno de los grandes vinos de la Ribera del Duero. Han pasado más de 25 años desde que Bodegas Balbás, junto con un pequeño grupo de bodegas, crearan y constituyeran lo que hoy conocemos como la Denominación de Origen Ribera del Duero.

Desde entonces a logrado conjugar una tradición de más de 200 años con las más modernas y avanzadas técnicas de elaboración que hacen que sus vinos muestren toda la potencia y elegancia, características del “terroir” y del buen hacer de las grandes bodegas de esta Denominación de Origen.”

Orígenes y familia

Bodegas Balbás es ejemplo de bodega histórica fechándose su nacimiento en 1777. Juan José Balbás es actualmente la cabeza visible de la bodega tras cuatro generaciones de productores y comercializadores de vino que en su origen fue únicamente rosado.

El trabajo y la constancia de la familia Balbás dio forma e impulso a la creación de la Denominación de Origen Ribera del Duero, junto a un pequeño grupo de bodegueros de la zona.

Ubicación: En el centro neurálgico de esta prestigiosa denominación de origen, el pueblo de La Horra, Bodegas Balbás produce alrededor de un millón de botellas dependiendo de las añadas, siguiendo los mismos métodos tradicionales usados por sus antepasados aunque adaptados a los tiempos actuales con el objetivo de superar la calidad y garantías sanitarias. Buenos ejemplos de ello son los nuevos y modernos depósitos de acero inoxidable o los últimos avances tecnológicos aplicados a la medición o el control de calidad.

La estabilización en frío o el estricto control de temperatura durante las fermentaciones asegura que sus vinos tintos estén entre la élite nacional e internacional como avalan los diferentes y prestigiosos galardones recibidos.

Viñedo y climatología: El auténtico secreto de Bodegas Balbás se encuentra en el cuidado de sus 90 hectáreas de viñedos propios, plantados en terrenos singulares situados entre los 711 y los 940 metros de altura. Por composición son suelos calizos,
arcillosos y limosos, muy pobres en materia orgánica y con un PH de
media de 7.5. Su severa climatología con escasas lluvias (460 ml. anuales) y las extremas temperaturas con máximas anuales en torno a 40 grados en verano y
mínimas de -10 en invierno, que pueden provocar variaciones en un solo día de más
de veinte grados durante el periodo estival, dan como resultado que el
 fruto de las viñas tenga una alta concentración y por tanto una
 excelente estructura lo cual permite la producción de tintos de muy
larga vida.

La Tinta del País (Tempranillo) es la variedad de uva más
 extendida y famosa en la región, pero en Bodegas Balbás les encanta dar un toque de Cabernet Sauvignon o Merlot a sus vinos vinos, aporte que les dota de un carácter especial.

Vendimia y elaboración: Toda la fruta es
 vendimiada a mano, normalmente comenzando en la primera semana
de octubre, aunque la fecha varía ligeramente dependiendo de cada añada.

La baja producción por hectárea –siempre dependiendo de la edad de las viñas- con pagos de menos de mil kilos y máximos de cinco mil kilos por hectárea, junto con la poda en verde y otros cuidados artesanales y respetuosos con el medio ambiente, dan lugar a vinos con un toque personal, profundos e intensos.

Buscando hacer algo único y diferente, aunque siempre manteniendo la tipicidad de la región, los tintos de Bodegas Balbás siguen mejorando su estructura y equilibrio evitando estancias en barrica excesivamente largas y dando más importancia al acabado y pulido final en botella.

Con total seguridad el momento más delicado del proceso de un gran vino está en el envejecimiento en las barricas de roble. En el caso de Bodegas Balbás se trata de roble francés y americano, seleccionado antes de la fabricación de la barrica para controlar de este modo el secado y tostado. Estas barricas proporcionan a sus vinos tintos el mejor espacio para descansar tranquilos, sin prisa, en un ambiente de reposo y penumbra que más tarde permitirá a cada botella evolucionar para dar lo mejor de sí misma.

Los vinos de Bodegas Balbás

Gama Balbás:
Balbás Rosado
Balbás Barrica
Balbás Crianza
Balbás Reserva
Balbás Gran Reserva

Gama Víctor Balbás:

Víctor Balbás Crianza
Victor Balbás Reserva

Gama Ardal:

Ardal Tradición
Ardal Crianza
Ardal Reserva
Ardal Gran Reserva

Balbas Verdejo

Único vino blanco de la bodega, elaborado en la D.O. Rueda con la variedad Verdejo.

Ritus

El vino de corte más “moderno” de Bodegas Balbás

Alitus Tinto Reserva

El vino de “Autor” de Bodegas Balbás

close

Un proyecto que se inició en 1999 en Arganza del Bierzo, una localidad de gran tradición vitivinícola inmersa en un paraje natural de la región berciana. Los lugares de procedencia de sus uvas son dispares en cuanto a suelos, pendientes, orientaciones y microclimas y les permiten obtener uvas de características muy diferenciadas. Cada una de ellas son vinificadas por separado, para finalmente proceder a la mezcla en los porcentajes que consideran adecuados.

Los suelos de la montaña están constituidos por una mezcla de elementos finos -cuarcitas, pizarras-, y las vegas que se forman en los valles reciben continuas aportaciones de las laderas. En El Bierzo, el viñedo se orienta fundamentalmente sobre los suelos de tierra parda húmeda, ligeramente ácidos y, por tanto, con ausencia de carbonatos, propio de climas húmedos.

Los factores de calidad determinantes están en las terrazas de poca inclinación, donde se sitúan las viñas muy próximas a los ríos o en laderas, o bien en viñas de pronunciada inclinación y en altitudes comprendidas entre 450 y 1.000 metros.

close

Desde el año 1925, Trabanco ha sido sinónimo de una apreciada sidra natural, obtenida de una de las mejores manzanas de variedades seleccionadas y elaborada siguiendo métodos apenas inalterados desde hace siglos, métodos tradicionales a los que, únicamente, se han ido añadiendo las condiciones que recomienda el sentido común e impone, en definitiva, la modernidad.

Desde siempre, Asturias es sinónimo de sidra. No hay Asturias sin sidra, ni sidra sin Asturias. Siempre ha sido así y, de hecho, la manzana y la sidra han marcado desde cientos y cientos de años el carácter y las costumbres de nuestro pueblo.

Nuestro paisaje asturiano, lleno de verde montaña y azul mar, se tiñe en primavera de un manto de flores blancas. Son las flores de nuestros pumares, de los manzanos que en primavera inician la floración y adelantan ya los primeros rasgos de una cosecha que empezará en octubre y se prolongará hasta las primeras semanas de diciembre.

Es entonces cuando los llagares se llenan de manzana, cuando las prensas de madera despiertan para exprimir todo el jugo de los cientos de variedades de manzana de sidra que aún hoy se siguen cultivando de manera tradicional en Asturias.

Es entonces, también, cuando la sidra dulce se reparte. Una parte llega a los más pequeños de la casa, que la devoran en los tradicionales amagüestos con castañas asadas; la otra, empieza a llenar los toneles tradicionales de madera para iniciar el proceso de fermentación, la fase en la que el llagarero debe mostrar todas sus cualidades como creador de sidra.

La primera sidra del año llegará en marzo. El 19 de marzo es la fecha tradicionalmente elegida para probar la sidra nueva, y es una fecha que la asociación de llagareros de Sidra de Manzana Seleccionada, entre los que forma parte Sidra Trabanco, están recuperando como punto de referencia para presentar públicamente la sidra de la nueva cosecha.

Nuestras Pumaradas:
La preocupación por contar con una materia prima de calidad ha sido, y es, uno de los puntos fundamentales en el crecimiento de Grupo Trabanco. La calidad de la manzana es la base que nos garantizará una sidra de restallu, y por eso prestamos especial atención a la selección de las variedades y de las manzanas de mejor calidad.

Actualmente, contamos con alrededor de 100 hectáreas de plantaciones propias, que nos permiten innovar, seleccionando las variedades que consideramos más apropiadas para cada tipo de sidra y que nos permiten establecer controles de calidad en todo el proceso de producción.

En nuestras plantaciones, combinamos las técnicas más tradicionales con las innovaciones más recientes para el cuidado de nuestros manzanos. El objetivo: obtener en cada cosecha un rendimiento óptimo, tanto en cantidad como en calidad. Contar con plantaciones propias nos permite ir un paso más allá en la investigación, incorporando las variedades que consideramos más adecuadas para los distintos tipos de sidra que elaboramos.

Es el caso de Poma Áurea, el primer brut nature de sidra, para el que seleccionamos una plantación concreta (por su localización y su disposición, que nos permite aprovechar al máximo las horas de sol) y dos variedades tradicionales concretas, Regona y Raxao, que nos aportan el equilibrio ácido-amargo que buscamos para esta sidra.

A esto se une nuestro compromiso de contribuir a la recuperación de las variedades de manzana de sidra tradicionales en Asturias y que corren riesgo de desaparición, debido a la estandarización de variedades.

A través de nuestras plantaciones, y con la compra de variedades tradicionales a proveedores locales, contribuimos a la puesta en valor de variedades de manzana que ya se estaban perdiendo y que, sin embargo, aportan una altísima calidad y el valor añadido de la tradición a nuestra sidra.

Nuestros Llagares:

Trabanco Lavandera | GIJÓN
En Lavandera, en plena naturaleza y a pocos kilómetros de Gijón, se sitúa nuestro primer llagar, en donde en 1925 empezó todo. Hoy en día, sigue siendo nuestro centro de trabajo, la sede de la sidrería Casa Trabanco y un punto de encuentro para los muchos amigos del mundo de la sidra que nos visitan cada año para conocer nuestras instalaciones, dentro de nuestro plan de sidroturismo.

Trabanco Sariego
En plena Comarca de la Sidra, se sitúa el segundo llagar de Trabanco. Inaugurado en 2010, este llagar cuenta con una superficie de más de 11.000 metros cuadrados, que nos permite ampliar notablemente nuestra capacidad de producción y asumir con garantías los retos del futuro más cercano.

En Trabanco Sariego combinamos, también, las necesidades de un llagar de sidra con la apuesta por impulsar el sidroturismo. Potenciamos las visitas guiadas y hemos puesto en marcha el proyecto Trabanco Sariego Eventos, con el que ponemos a disposición nuestras instalaciones para la celebración de eventos familiares y empresariales con un toque muy especial.

close

Es una de las bodegas más antiguas de España. Fundada en 1729 por Don Diego de Alvear y Escalera, sigue en manos familiares con la séptima y octava generación al frente. Las instalaciones de elaboración se dividen entre el Lagar de las Puentes, en la Sierra de Montilla, principal zona de calidad de la denominación gracias a sus suelos marcadamente calcáreos, y la llamada Casa Central, un conjunto de edificios que se extienden por unos 60.000 metros cuadrados en la localidad de Montilla. Casi la totalidad de las 6.000 botas de crianza de entre 500 y 600 litros con que cuenta la bodega se encuentran en este último emplazamiento en el que destaca la vieja bodega “de la Casa” del siglo XVIII que alberga las soleras más viejas.

La base de los vinos son 150 hectáreas de viñedo en propiedad (todo de la variedad Pedro Ximénez) más otras 200 que se adquieren a viticultores locales.

La mayoría de las marcas actuales y las elaboraciones de brandy proceden de principios del siglo XX bajo la dirección de Francisco de Alvear, conde de la Cortina, cuando también se adquirieron numerosos viñedos y se ampliaron las bodegas. La emblemática marca de fino C.B. es anterior. Tiene su origen en el capataz Carlos Billanueva, que fue asistente de Diego de Alvear y Ponce de León, militar defensor de Cádiz frente a los franceses. Reconvertido en enólogo-capataz, marcaba las mejores botas con sus iniciales. Muchos Alvear ilustres se hicieron cargo de la bodega a lo largo de la historia. Sabina de Alvear y Ward, de la rama inglesa de la familia, abrió los mercados de Reino Unido en el siglo XIX. Están documentadas también frecuentes visitas de la emperatriz Eugenia de Montijo a la bodega, así como de Próspero Merimée, autor de la novela que inspiró la famosa ópera Carmen.

Los vinos están basados en la uva blanca pedro ximénez, mayoritaria en esta región cálida y soleada en la que se empieza a vendimiar en agosto, y con gran potencial de azúcar. Esto permite que los finos no necesiten ser encabezados y que en su versión pasificada la pedro ximénez pueda alumbrar uno de los vinos dulces más densos y pastosos del mundo, el llamado PX.

A lo largo de su historia, Bodegas Alvear ha conservado su carácter familiar manteniendo sus raíces. Los Alvear de hoy son muy numerosos, más de 50 son ahora los propietarios, siendo también de la familia alguno de los responsables de la empresa.

Alvear distribuye sus marcas en todo el territorio nacional, siendo su principal mercado el área mediterránea desde Cataluña hasta Algeciras. La bodega vende fuera de nuestras fronteras el 40% de su producción a más de 25 países diferentes.

close

Palacio Quemado Single Estate Vineyards, nace de la mano de BODEGAS ALVEAR y la familia Losada Sierra a finales del siglo XX con el objetivo de elaborar vinos tintos de alta calidad. Bajo el amparo de la Denominación de Origen “Ribera del Guadiana” se encuentran más de 100 ha. de viñedo de las variedades tempranillo, garnacha, cabernet sauvignon, syrah y alguna variedad autóctona tradicional en fase de recuperación. Tierras que rezuman testimonios romanos, a tan solo 18 Km. de Mérida, en Alange.

Horizontes de suaves lomas arcillosas, de clima caliente y crepúsculos infinitos. Viñedos situados a una altitud media de 520 m, con un clima continental con ligeros influjos de los vientos oceánicos. Esta es la nueva experiencia y el nuevo reto de la familia Alvear en Extremadura. Fundada en 1999, Palacio Quemado es una experiencia que persigue obtener vinos de calidad de un terruño excepcional, asociada a la experiencia centenaria de las bodegas Alvear.

La bodega de crianza se encuentra situada en el centro de la viña, para optimizar el tratamiento de la uva en vendimia, cuenta con la maquinaria necesaria, más idónea existente en el mercado para todos los procesos de vendimia, vinificación, crianza y embotellado. El afinamiento de los vinos de parcela se lleva a cabo en fudres de 500 litros, principalmente de roble francés y una pequeña cantidad de roble americano, con la idea de mantener el carácter frutal, respetar al máximo el trabajo realizado en el viñedo y la singularidad de cada parcela.

Desde 2010, acompañan en la asesoría técnica el grupo ENVINATE, Roberto Santana, Alfonso Torrente, Laura Ramos y Jose Angel Martínez, que comparten una filosofía muy clara sobre los vinos, volviendo al origen y defendiendo la naturaleza de cada terroir individualmente, para dar lugar a vinos singulares y únicos en esta finca.

Todo el conocimiento en la crianza y elaboración de vinos puesto al servicio de un nuevo proyecto basado en la calidad, tradición y respeto por la tierra. Toda la historia de la familia puesta al servicio de cien hectáreas de excepcional viñedo. Todo su esfuerzo para conseguir elaborar dos vinos con características propias, marcadas por la materia prima y una crianza esmerada.

Un reto que busca la sabia combinación del tiempo, la madera y una cuidada elaboración

close

Las raíces de la calidad de Canals & Munné se encuentran en la tradición familiar transmitida generación tras generación desde, los orígenes, hace 5 generaciones, en la dedicación al cultivo de la viña, en la finca Can Canals, situada en la zona mediana de l`Alt Penedès, rodeada por un afluente del río Anoia y bosque de Ribera. Dedicación al cultivo de la viña en una zona privilegiada, para obtener las mejores uvas y dedicación a la elaboración en las bodegas para obtener los mejores vinos, siguiendo el modelo de los Chateau Franceses.

Canals & Munné es una empresa pequeña y familiar dedicada a la elaboración de vinos y cavas de clasificación Reserva y Gran Reserva desde 1915, cuando Josep Canals Capellades, bisabuelo del actual enólogo Òscar Canals, inició la actividad. El escudo de la casa simboliza los canales de agua que llevan cava y las torres, formando la unión de la marca, junto con las hojas y la uva de los viñedos.

El éxito de la calidad de los vinos elaborados hizo que el año 1915, se construyeran las primeras cavas para la elaboración de vinos según el método tradicional Champegnoise. Desde entonces, Canals i Munné elabora cavas haciendo prevalecer la calidad de las materias primas – solo utilizando mosto flor – y las producciones son limitadas y numeradas. Un completo y complejo proceso 100% artesano y la tecnología más moderna, con un respeto total por el medio ambiente, le permiten ofrecer en todo momento un producto único, sencillamente espectacular. Las variedades empleadas son, tanto las locales Macabeo, Xarello and Parellada, como Pinot Noir y Chardonnay. Todos los cavas C&M están clasificados como Reserva o Gran Reserva y marcados con su cosecha y fecha de degüelle.

Las raíces de la calidad de CANALS & MUNNÉ se encuentran en la tradición familiar trasmitida a lo largo de cinco generaciones, en la dedicación al cultivo de la viña, en la finca Can Canals, situada en la zona mediana de l`Alt Penedès.

La obtención de los mejores cavas empieza con la exclusiva ubicación de los viñedos dependiendo de cada variedad de uva, y la mezcla de los vinos correspondientes que conformará el coupage dirigido por el enólogo. Uvas que después de ser cosechadas en su momento óptimo de maduración, tendrán diferentes grados de prensado y de fermentación, según el tipo de cava por el que hayan sido escogidos y concebidos. Las variedades utilizadas por Canals & Munné, son; Chardonnay, Macabeu, Xarel·lo, Parellada y Pinot Noir. Una vez seleccionadas las uvas y obtenido el mejor mosto, se producirá la primera fermentación y la filtración. Seguidamente se realizará el coupage. Una vez hecho el coupage, máxima expresión del arte i la experiencia del enólogo se procederá a hacer el tiraje, la operación que consiste en llenar las botellas con la mezcla del vino del coupaje, el azúcar, las levaduras, las vitaminas y los clarificantes. A continuación se arrimaran las botellas al más profundo del cava porque allí en la oscuridad fermenten y envejezcan un mínimo de dos años y un máximo de cinco años.

De esta manera, se pueden conseguir cavas con una burbuja muy fina, que no producen ni dolor de cabeza ni dolor de estómago. Después del delicado proceso manual de “remuage” en los pupitres (operación que consiste en dar 1/8 de vuelta a las botellas, a diario, durante 2 meses, hasta conseguir que todas las madres o posos queden sedimentados al cuello de la botella), se procederá a efectuar el degüelle (operación que consiste en extraer la madre o el sedimento de la botella de cava, previa congelación al Xampagel y añadir el licor de expedición correspondiente, excepto en el Brut Nature). Seguidamente se pone el tapón de corcho y el morrión a las botellas. A continuación se limpian las botellas y se hace una inspección visual, de una en una, para garantizar la máxima calidad y limpidez del producto. Por último el cava es etiquetado (cápsula, etiqueta, collarín, y contra-etiqueta,) encajado y enumerado para saber su vida.. El cava ya está listo para empezar a ser apreciado en toda su plenitud. Tenemos que tener en cuenta, que para hacer un buen cava, tienen que pasar como mínimo 4 o 5 años, des de que se cosecha la uva en la viña, hasta que se disfruta del placer de una botella.

close

La historia de Bodega Rejadorada comienza en 1999 dentro de un palacete del siglo XV ubicado en Toro (Zamora), el palacio de Rejadorada. Aquí nace el particular proyecto de Luis Remesal, Jose A. Fernandez y Jose Antonio de Saja: Elaborar tintos que destacasen por una esmerada elaboración y un mimo extremo en cada proceso para obtener así vinos finos, complejos y armoniosos con un gran protagonista: la variedad “Tinta de Toro” (Tempranillo).

En el 2003, Rejadorada crece con una nueva bodega en San Román de Hornija (Valladolid) equipada con los más modernos equipos e instalaciones para la elaboración, crianza y embotellado, sin dejar de ser fieles a los métodos antiguos de elaboración y el amor por las cosas bien hechas. En 2014, Mario Remesal aporta nuevas ideas y reactiva la ilusión tan característica de Rejadorada con el fin de transmitir a través de estos vinos historia, tradición y pasión.

La filosofía de esta bodega se basa en la mezcla de tradición vitivinícola con nuevas técnicas enológicas. Sólo con esta simbiosis han conseguido que sus vinos sean tan especiales y referente indudable de la alta calidad de los vinos de Toro.

La elaboración se centra en la producción de tintos de gran calidad, elaborados con la variedad Tinta de Toro. Se sigue con especial cuidado todos los procesos desde la viña hasta la crianza en barricas. Las viñas se encuentran en suelos de arenas y gravas sobre fondo de arcilla. Unicamente aquí, se puede encontrar un suelo ideal para que las cepas, con la ayuda del aire, la lluvia y el sol, consigan aromas y matices exquisitos en los granos de la uva Tinta de Toro. Las plantaciones tienen una antigüedad de 15 a 30 años para Rejadorada Roble, entre 30 y 60 para Novellum, 60 años para Antona García, más de 70 para Sango y entre 80 y 105 años para el Bravo.

Asi seleccionan y recogen manualmente la uva y la transportan en cajas para que el producto llegue a la bodega en sus mejores condiciones frutales, físicas y organolépticas. La fecha de vendimia la indica la propia maduración de la uva. Gracias diversos controles en la bodega son capaces de poder respetar el momento perfecto, sin imposiciones. Continúan cuidando los detalles con un momento primordial para Rejadorada. Al llegar la uva a bodega, inspeccionan en mesa la uva con un criterio muy riguroso en el que retiran todos los racimos o elementos extraños que pudieran mermar la calidad del vino.Tras haber obtenido exactamente los granos que necesitan, la uva pasa a los depósitos de fermentación.

Durante los primeros 4 o 5 días, las someten a una maceración en frío y doble remontado del mosto el cual fermentara con levaduras autóctonas de la bodega. Este vino flor, obtenido por sangrado, se micro oxigena previa a la fermentación maloláctica, con el fin de estabilizar el color y conseguir el afinamiento aromático. La bodega se complementa con barricas de roble francés, roble americano y roble de Europa del este, principalmente húngaro. Quienes deciden el tiempo que el vino va a reposar en las barricas son: el tipo de viña y de vino, los resultados de cata y el tipo de roble de las barricas con un objetivo primordial: que sus vinos presenten las mínimas variaciones posibles año tras año.

close

UN POCO DE HISTORIA: En el corazón de Rioja Alavesa nace en 1987 Bodegas Viña Villabuena que posteriormente pasará a denominarse Bodegas IZADI de la mano de Gonzalo Antón, quien junto con un conjunto de amigos y empresarios vitorianos , crea un proyecto innovador en el corazón de la Rioja Alavesa. Con el firme propósito de apostar por una zona vitícola privilegiada y conseguir de ella esos afamados vinos de crianza que caracterizan a la comarca más meridional de Alava

LA BODEGA: Izadi significa naturaleza en euskera. Por ello la bodega ubicada en Villabuena de Alava busca respetar al máximo el fruto que este entorno natural provee, integrando innovación y tradición en un edificio singular. Arquitectónicamente, lo más interesante de esta bodega es el aprovechamiento que hace de un desnivel de 50 metros para utilizar la gravedad en la elaboración de sus vinos, dividiendo la bodega en 5 alturas distintas. Cada elemento está enfocado a mimar en cada fase del proceso las características de la uva. Además, y desde su nacimiento, la vocación de Izadi está muy unida al mundo de la gastronomía, una faceta que se puede complacer en la misma bodega, donde a menudo se realizan actividades que maridan el vino y la buena mesa.

LOS VIÑEDOS: El símbolo de bodegas Izadi es un triángulo. Esta figura representa el espacio que conforman los pueblos de Villabuena de Álava, Samaniego y Ábalos, en el que se ubican las 178 hectáreas (70 de ellas propias) con las que trabajan. En este triángulo, Izadi cuenta con un centenar de parcelas viejas orientadas al sur que están amparadas por el microclima que predomina en la Rioja Alavesa. En todas ellas se siguen criterios de viticultura integrada, respetando al máximo las condiciones naturales del viñedo y del entorno. Estos viñedos, con 45 años de edad de media, están plantados sobre suelos pobres que proporcionan bajos rendimientos y uvas pequeñas pero de gran calidad, las cuales representan la tipicidad propia de la zona.

LOS VINOS:

LARROSA: Rosado 100% Garnacha de color rosa pálido con aromas a fruta blanca pera y manzana. Fresco en boca y con buena acidez.

IZADI BLANCO: Fermentado en Barrica con un 80% Viura y 20% Malvasía. De color amarillo pálido con tonos verdes . Gran aroma frutal y floral con un sutil toque tostado procedente de la barrica.

CRIANZA: Tempranillo 100% de color rubí de capa media y untuosa lágrima. De alta intensidad aromatica bien equilibrada en tonos de frutos rojos, regaliz y especias combinados con aromas de cedro y ahumados. En boca resulta elegante y equilibrado con un retrogusto largo con recuerdos frutales y florales.

RESERVA: Tempranillo 100% Color rubí de capa media y untuosa lágrima. Alta intensidad aromática bien equilibrada en tonos de frutos rojos, regaliz y especias combinados con aromas de cedro y ahumados. En boca resulta elegante y equilibrado con un retrogusto largo con recuerdos frutales y florales.

SELECCIÓN: 80% Tempranillo y 20% Graciano. Rubí intenso con lágrima manchada. Alta intensidad aromática con aromas de frutos rojos bien ensamblados. Mineral y especiado. En boca resulta sabroso, con fruta madura. Final largo, persistente y equilibrado.

EL REGALO: Tempranillo 100% Cereza oscura de capa alta e intensa. Aroma complejo, potente con notas de fruta madura, especiado y ahumados. En la boca resulta estructurado, con taninos maduros y complejidad.

close

Finca Villacreces toma su nombre del fraile Pedro de Villacreces. Junto a él, varios clérigos se establecieron en la finca para dedicarse a la oración y al cultivo de la tierra.

La bodega se encuentra en la Milla de Oro de la Ribera del Duero, flanqueado por un pinar centenario y con el río a tan solo 50 metros. De hecho, el viñedo está asentado sobre un meandro del Duero y tiene la particularidad de concentrar distintos tipos de suelos, desde las arenas cercanas a los pinos, hasta los terrenos muy pobres y pedregosos en los que predominan los cantos rodados.

El II marqués de Alonso Pesquera vendió esta finca a principios del siglo XX a la vallisoletana familia Cuadrado, que la utilizó como zona de recreo. Allí se alojaron ilustres invitados como Peter Sisseck, que utilizó parte de su viñedo y bodega para elaborar su mítico Flor de Pingus. En 2004, Gonzalo y Lalo Antón, que ya contaban con la bodega Izadi en La Rioja y Vetus en Toro, conocieron a la familia Cuadrado, que en aquella época buscaba un relevo para la finca. Tras la remodelación de la bodega y un concienzudo trabajo de recuperación del viñedo, Villacreces se reinauguró en 2007.

Finca Villacreces, aupada por las últimas grandes puntuaciones de Parker, no habría pasado desapercibida para los incondicionales de la Ribera del Duero. Se auguraba un proyecto interesante gracias a dos puntos conectores: su cercanía con la mítica Vega Sicilia y la ayuda de Peter Sisseck en la elaboración de su primer vino en 1994.

FINCA Y VIÑEDOS: La finca se extiende por unas 110 hectáreas, 64 de ellas de viñedo, en un meandro del río Duero. Este viñedo está dividido en 15 parcelas, que se vinifican por separado. Todo está plantado con Tinto Fino, Cabernet Sauvignon y Merlot, entremezclado con un pinar centenario de gran valor medioambiental. Finca Villacreces cuenta con un viñedo al que le caracteriza la diversidad de suelos, que van desde áreas extremadamente arenosas a terrenos muy pedregosos con cantos procedentes procedentes de la deposición aluvial del Duero. La pobreza del terreno garantiza, de forma natural, los bajos rendimientos, que rondan los 4.000 kilos por hectárea. Finca Villacreces se encuentra a unos 700 metros de altitud sobre el nivel del mar, en una zona donde predomina el clima continental extremo, con grandes oscilaciones térmicas. Sin embargo, el bosque que envuelve la finca la provee de un microclima especial que protege al viñedo de los rigores climáticos.

VITICULTURA Y BODEGA: En Finca Villacreces el viñedo se autorregula hasta limitar la producción a menos de 2 kilos por cepa. Estos viñedos se cultivan siguiendo criterios de viticultura integrada, donde se controla y preserva la propia condición natural de la vid para obtener vinos con la personalidad y tipicidad propia del terreno. En bodega, el proceso comienza con la recepción de la uva en una mesa de doble selección. Primero se selecciona racimo por racimo y posteriormente grano por grano, con un sistema llamado “mistral”, que separa las bayas según su calidad con un ventilador de aire.

close

Bodega creada en 2003 y perteneciente al Grupo Artevino que incluye las firmas riojanas Izadi y Orben en Rioja y Finca Villacreces en Ribera del Duero. Se apoya en el concepto de vino de finca a partir de una propiedad de 20 hectáreas situada en el municipio de Toro. Acorde con el tamaño del viñedo, los vinos se elaboran en cantidades reducidas. El nombre de la bodega procede del latín vetare (prohibido) porque sus creadores consideran que “en la prohibición está el origen de la atracción y de la curiosidad”.

La bodega cuenta con un diseño moderno y equilibrado, la bodega integra de forma ordenada tres edificios en los que se reparten los diferentes procesos de la elaboración de los vinos de Vetus. El edificio cuenta con depósitos de doble bazuqueo automático adaptados al tamaño de las subparcelas de la finca y vinifica en consecuencia. En el caso de Celsus, la fermentación se hace en un depósito especial, más ancho de lo habitual y con un bazuqueo manual para extraer al máximo sus cualidades intrínsecas. En una coqueta nave se alojan las 400 barricas de roble francés y americano en las que envejecen los Vetus antes de pasar al último edificio, donde se encuentra el botellero. Desde la terraza del edificio social, al frente de todos ellos, se puede observar una bella panorámica de toda la finca y de su entorno natural.

La gama, con buena definición de fruta y un buen control de la potencia que puede ofrecer Toro, está compuesta por el tinto de gama inicial Flor de Vetus, con nueve meses de crianza en roble americano y francés al 50%; el tinto central Vetus, elaborado a partir de la selección de las mejores parcelas de la finca con 12 meses de envejecimiento en barrica y la misma combinación de robles; y el top Celsus. Esta última marca procede de Finca Villacreces, donde tuvo un uso muy ocasional. Celsus es el único vino que se elabora con uvas de fuera de la finca, en concreto de un viñedo prefiloxérico (uno de los grandes lujos de esta denominación) situado en Morales de Toro que sólo da para unas 2.000 botellas.

El Grupo Artevino ha utilizado además su bodega de Toro como plataforma para adentrarse en Rueda con la marca Flor de Vetus y presentar un verdejo que, a diferencia de la aburrida y estandarizada corriente mayoritaria, se apoya en las viñas viejas de la hasta hace poco desconocida vertiente segoviana. Este Flor de Vetus Verdejo D.O. Rueda cuenta además con diseño de una etiqueta que transmite esa diferencia y frescura, con una tinta termocrómica que cuando el vino está en la temperatura óptima de consumo (7º) cambia de color y aparece una mariposa azul.

El levantamiento de la prohibición de emplear una misma marca en denominaciones de origen diferentes, unido al gran éxito comercial de los verdejos de Rueda, ha llevado a que una gran mayoría de bodegas fundamentalmente de Ribera del Duero exhiban su propio verdejo, a menudo elaborado en alguna de las bodegas de alta producción de esta DO.

close

Binomio vino y naturaleza asociados definitivamente · Evolución · Profundizar en la agricultura ecológica · Proyecto de futuro uniendo generaciones

En el Parque Natural de la Serralada de Marina, a dos kilómetros del mar Mediterráneo y a quince del centro de Barcelona, se encuentra ALTA ALELLA MIRGIN, el proyecto familiar de Josep Maria Pujol-Busquets, su mujer Cristina Guillén y sus dos hijas, Mireia y Georgina. En 1991 adquirieron la finca novecentista de Can Genís, recuperaron viñas de más de sesenta años y plantaron las variedades tradicionales Pansa Blanca y Mataró en laderas y terrazas. Actualmente disponen de treinta hectáreas de viña ecológica ubicadas entre las localidades de Alella y Tiana. Desde sus inicios, la bodega se ha basado en la agricultura ecológica certificada, creando un ecosistema equilibrado que respeta la flora y la fauna autóctonas de la zona agrícola privilegiada. El reconocimiento de una de sus parcelas con la categoría más Premium del sector del cava: “Paraje Calificado” confirma su calidad y singularidad. Paralelamente, como primer elaborador de cava sin sulfuroso de la DO Cava (desde la vendimia 2006), la familia sigue trabajando en su línea de cavas y vinos naturales en el CELLER DE LES AUS.

Huyendo de la estandarización, año tras año, el objetivo de la familia es producir vinos transparentes, que reflejen las características del terroir y de la añada. La vendimia se realiza de forma 100% manual, con una selección muy precisa en el viñedo para vendimiar la uva en el momento óptimo, con una sanidad impecable. La bodega trabaja con micro-vinificaciones y diversidad de uvas, llegando a producir hasta cincuenta vinos base al año.

La finca se encuentra a tan solo dos kilómetros del Mar Mediterráneo; las viñas están situadas sobre laderas y terrazas de entre 100 y 250 metros de altitud sobre el nivel del mar. Los viñedos crecen sobre el suelo de “Sauló”, que es uno de los factores que más marca los vinos de Alta Alella: un suelo ácido, con niveles muy bajos de cal activa, poca materia orgánica y con buen drenaje.

“No nos cansaremos de evolucionar y profundizar en la agricultura ecológica para lograr uvas y vinos más puros”. La familia Pujol-Busquets Guillén refuerza su apuesta por la ecología con el objetivo de conseguir vinos naturales de calidad sin utilizar sulfuroso. Una bodega basada en el conocimiento y en la experiencia acumulada a lo largo de cuatro décadas dedicadas al vino. Estos vinos y cavas naturales reciben el nombre de algunos pájaros del Parque Natural de la Serralada de Marina.

close
Italia

Donatella Cinelli Colombini

Donatella Cinelli Colombini es propietaria de Fattoria del Colle y Casato Prime Donne desde. Ella produce Chianti Superiore, vinos DOC Orcia, Brunello di Montalcino y aceites de oliva extra virgen.

Casato Prime Donne

Bodega de Montalcino perteneciente a la familia desde 1592, Casato Prime Donne, la primera en Italia, donde el personal es totalmente femenino, está situada a 325 metros sobre el nivel del mar y está rodeado de 16 hectáreas de viñedo. En la planta baja de la casa de piedra es la bodega de envejecimiento en roble, toneles, barricas y barriles grandes. Aquí es donde envejece el Brunello, en un primer momento en recipientes más pequeños y luego cada vez mayores hasta alcanzar los barriles de 40hl.

El área de vinificación se divide en dos partes, el lado tradicional esta bajo un techo con vigas de madera, mientras que el área más tecnológica y moderno se encuentra bajo un techo de hierro y está abierto en los cuatro lados. Se llama “Tinaia del Vento” y ha sido creado con el fin de hacer que la naturaleza sea protagonista de productos de calidad. Aquí el aire limpio de la Val d’Orcia es utilizado como un elemento fundamental para la calidad de los futuros vinos.

Los tanques de acero inoxidable son de temperatura controlada y con un émbolo, aquí el remontage se produce de forma automática sin el uso de una bomba. La relación con el paisaje circundante se destaca por el uso de levaduras autóctonas seleccionadas escogidas para Casato Prime Donne durante la cosecha de 2007 por los laboratorios Oliver Ogro. Técnicas modernas de fermentación que sin embargo recuerdan las practicadas por los abuelos antepasados de la familia Cinelli Colombini

Fattoria del Colle

Situada a 404 metros sobre el nivel del mar, y la gran diferencia de temperaturas entre el día y la noche debido a su proximidad al territorio de Crete Senesi, determinan la particular riqueza de matices aromáticos de los vinos producidos en esta zona. Son intensos, complejos y particularmente finos. Esta bodega perteneció a los ancestros de Donatella Cinelli Colombini desde el siglo XV y está de vuelta bajo la operación de la familia desde 1,919.

Aquí la propiedad está compuesta por 336 hectáreas en las colinas que miran hacia Montalcino, territorios del Chianti Classico y la zona del Nobile di Montepulciano. Se trata de un cruce de caminos entre grandes vinos tintos. De esta tierra provienen también, la trufa blanca y extraordinarios aceites de oliva extra virgen.

Fattoria del Colle cultiva 160 hectáreas de cereales, 6,5 hectáreas de olivar y 23 de la viña de varias variedades como Sangiovese, Merlot, Traminer y Foglia Tonda. Foglia Tonda es un varietal local de Siena que había sido abandonada hace más de un siglo. Hemos vuelto a introducir su uso para destacar sus cualidades.

La altitud de Fattoria del Colle, 404 metros sobre el nivel del mar, y la gran diferencia de temperaturas entre el día y la noche debido a su proximidad al territorio de Crete Senesi, determinan la particular riqueza de matices aromáticos de los vinos producidos en esta zona. Son intensos, complejos y particularmente finos

close

En 1979 la familia Schwarz Del Alto Adige compró La Magia y se trasladó a la zona de Montalcino para dedicarse a la producción de vino.

La finca, que se sitúa por debajo del volcán extinto del Monte Amiata y directamente por encima de la abadía románica de Sant’Antimo, goza de una de las mejores vistas en la Val d’Orcia.

La edad de las viñas, el suelo en el que crecen y el aspecto del sur de la propiedad se combinan para conferir cualidades organolépticas únicas y la longevidad de los vinos.

Harald Schwarz, quien hasta hace poco se ha ejecutado la empresa en relación con sus padres, ahora ha pasado la gestión del día a día de la finca a su hijo Fabián, un graduado de la prestigiosa San Michele all’Adige Instituto, que tiene el mismo trabajado a tiempo completo en La Magia desde 2005.

Ahora, la próxima generación está esperando en las alas, el joven Sebastián y Oliver Schwarz, quien también parece disfrutar Toscana de la vida.

close

Giovanni Manzone, establecido en Monforte d’Alba, Piamonte, al sudeste de las Colinas de la Langa, tiene 8 hectáreas de viñedos y solo utiliza para sus vinos, uvas de sus viñedos propios. La entera producción está enfocada a la calidad y está limitada a 50,000 botellas anuales.

La historia de esta bodega familiar, comenzó en 1925 Cuando Giovanni Manzone adquirio “Ciabot del Preve” (Casa del sacerdote de la parroquia de la comuna de Castelletto). En 1965, Stefano Manzone y su hijo Giovanni, embotellaron los primeros vinos de la bodega. Con el pasar de los años, adquirieron importantes viñedos en la histórica colina de “Gramolere” en Monforte d’Alba. Luego, el Cru Barolo “Castelleto” y “Bricat”, y una parcela en la cima del viñedo Gramolere entraron en producción, la cual también incluye Barolo Riserva, Langhe Nebbiolo, Barberad” alba y Dolcetto d’Alba.

La marcada elevación en la que se encuentran sus viñedos (460 metros), las extremas pendientes y el gran terruño de la zona en conjunto, dan origen a parras de baja producción, de las que se produce vinos que son muy amigables al paladar desde su juventud, aun así manteniéndose entre los de mayor concentración y mayor potencial de guarda de todos los barolos. En sus viñedos, se siguen los principios de agricultura natural y no invasiva: jamás se han utilizado insecticidas o fertilizantes en estos viñedos.

En Perú, manejamos dos lineas de Barolos de Giovanni Manzone. Barolo Gramolere y Barolo Castelletto.

BAROLO GRAMOLERE
Considerado como uno de los más grandes Cru de Nebbiolo ubicados en Monforte d’Alba, en una zona donde una considerable altitud y la riqueza del suelo asegura vinos de excepcional calidad y longevidad particular.

El Barolo Gramolere de Giovanni Manzone es un Single Vineyard Barolo que proviene de un viñedo de 1.5 hectáreas ubicado a una altitud de 400 metros, con una producción limitada promedio de 9,000 botellas al año.

Los viñedos de la colina Gramolere fueron adquiridos por Giovanni Manzone a principios de los años 60, y desde entonces la gran atención prestada a las peculiaridades de esta micro-región, le ha permitido a Manzone obtener un Barolo altamente reconocido, además de ser respetuoso del estilo tradicional que generación tras generación se ha transmitido en la Langa.

Detrás del gran éxito de Barolo Gramolere esta una viticultura cuidadosa de respetar los factores naturales, que no requiere ningún uso de herbicidas o insecticidas, pero respeta el curso natural y vegetativo de la viña como hábitat para numerosas especies. Del mismo modo, en la bodega, Manzone no admite prácticas de vino industrial.

Barolo Gramolere no es ni filtrado ni clarificado, a fin de preservar los componentes más cruciales del vino durante el envejecimiento, mientras que cualquier uso de SO2 es limitado a un mínimo. Estos son los principios de la fundación de una gran Barolo como Gramolere.

Giovanni Manzone tiene el mérito de haber seguido el enfoque clásico, preservando al mismo tiempo lo que bien le pueden dar las sorprendentes colinas de la Langa.

Los Barolo Gramolere son armoniosos, con sutiles notas de cereza, fresas y notas balsámicas. Se caracterizan por ser amplios, suaves y elegantes, con un excelente equilibrio y tanicidad, de agradable final especiado y elegante. Como todos los vinos de Manzone, un vino capaz de envejecer con dignidad. Barolos que saben ser austeros, pero también accesibles desde su juventud.

BAROLO CASTELLETTO
Enprimer lugar, es un vino realmente bueno, bien hecho, de estilo tradicional, con 15 días de maceración y crianza en barriles de 35 hectolitros de inquilinos que honran a su país con un espíritu de servicio y humildad, y sobre todo, si “secreto” quiere hablar, que proviene de un terroir especial, un viñedo, “Castelletto”, con vistas a Serralunga d’ Alba, que ya estaba plantado de viñas desde hace más de un siglo atrás y no ha sido plantado con Nebbiolo, que proviene de unos suelos de donde tal vez antes no había madera o avellana, como fue el caso con demasiadas viñas que han surgido en los últimos veinte años en Langa, y ya era un viñedo de Nebbiolo en 1925 para cuando entonces Giovanni Manzone, antepasado del actual Giovanni, compró la finca.

Un viñedo de aproximadamente una hectárea, a unos 400 metros de altura sobre el nivel del mar. Otra característica que vale la pena mencionar es que en este viñedo, sus parras producen una cantidad muy limitada de uvas, con pequeños racimos, de piel gruesa, gran color, taninos y calidad. Él, Giovanni Manzone está seguro de que se trata de un viñedo se vuelve cada vez más importante para su hacienda.

La producción de Barolo Castelleto no excede las 6,000 botellas anuales. Este es un vino que combina la potencia y la estructura de Barolo, Monforte y Serralunga d’Alba, a la delicadeza y complejidad aromática de estos vinos. Sin duda su guarda le permitirá una gran evolución en la botella.

The Wine Advocate describe a Giovanni Manzone como una bodegas que “…continua produciendo algunos de los más singulares y únicos Barolos de la zona. A pesar que Monforte, la comuna en la que se ubica, es mejor conocida por producir vinos estructurados, los viñedos de Manzone están entre los más altos de la región, y como resultado sus vinos muestran una inusual delicadeza”.

A su vez, Wine Spectator describe a Giovanni Manzone como: “… un pequeño productor que hace magia con el Nebbiolo.”

close
Perú

Siete generaciones de una arraigada familia iqueña dedicada al arte de elaborar nuestra ancestral y codiciada bebida bandera.

La hacienda San Juan de Bellavista está ubicada a 294.5 Km. al sur de Lima, en San Juan Bautista, el distrito más antiguo de Ica (1549). Esta antigua hacienda viñatera y pisquera, instituida por la Orden de San Agustín, fue también conocida como Pedreros, Buena Vista y San José de Vellavista. El documento más antiguo sobre su historia -hasta ahora- es el testamento de Don Mateo Gómez Pedreros (Gobernador de Las Reales Armas de Ica), redactado ante el escribano Don Diego Mateo Hernández y Valenzuela, el 27 de enero de 1753, en el cual se mencionan 300 botijas con pisco producido en esta centenaria hacienda.

Casi dos siglos después, luego del devastador terremoto de 1940, Don Víctor Manuel Bernales Ormeño reconstruyó su bodega con un innovador diseño que le permitió trasegar mostos por gravedad y destilarlos en sus cuatro alambiques con calienta-vinos, gracias al empleo de un caldero que optimizó el proceso y evitó el uso de madera de huarango. Hasta su fallecimiento en 1962, produjo un promedio de quinientos mil litros anuales de pisco.

Hoy en día, siguiendo los cánones de la antigua elaboración pisquera, los hermanos Santhome Bernales relanzan al mercado -después de varias décadas- sus emblemáticas marcas: Bellavista y Jaranero. Y, en memoria del auténtico pisquero –que antaño disfrutaba del llamado pisco ‘macho’– presentan Familia Bernales, un pisco excepcional, por sus singulares aromas y sabores, y su alta graduación alcohólica, fiel a la vieja usanza.

Estirpe Pisquera:

El teniente general y corregidor Don Silverio de Bernales y Rodamonte fue un reconocido ‘señor de viñas’, gracias a la producción de sus haciendas Mochica (Ica, 1760) y Bernales (Pisco, 1774). Décadas después, su nieto Miguel Bernales Cagnoli hizo lo propio en la Rivero y, posteriormente, su bisnieto, el comisario Manuel Bernales Mata, en la Bolívar, donde también fabricó botijas.

Desde los años cuarenta hasta inicios de los sesenta del siglo pasado, el mayor de la quinta generación y dos veces alcalde de Ica, Víctor Manuel Bernales Ormeño continuó con el cultivo de uvas pisqueras y la elaboración de pisco en su hacienda San Juan de Bellavista. Esta tradición familiar fue heredada a su primogénito Pedro Manuel Bernales Uribe, quien junto a su hijo Manuel Ernesto Bernales Baumgartner la continúan en la destilería de su hotel El Carmelo en Ica. De igual forma, fue transmitida a sus sobrinos Antonio y Julio Biondi Bernales, quienes se establecieron en la hacienda Omo de Moquegua.

Actualmente, los hermanos Juan Carlos y Víctor Manuel Santhome Bernales siguen produciendo pisco en la antiquísima bodega Bellavista, representando con orgullo a la séptima generación de una de las más arraigadas familias iqueñas en el arte de elaborar nuestra ancestral y codiciada bebida bandera. “

close
Portugal

Enmarcada en el corazón de la planicie alentejana, la ciudad histórica de Reguengos de Monsaraz es la localidad más próxima a Herdade do Esporão. Situada a poco más de 180 kilómetros de Lisboa, la finca tiene una historia que data del siglo XIII, concretamente del año 1267, y se beneficia de una riqueza paisajística única donde se superponen paisajes de ríos, viñedos, olivares y un gran lago central.

Los viñedos se extienden entre más de 460 hectáreas sobre suelos predominantemente graníticos. En total la propiedad cuenta con unas 1200 hectáreas de terreno, una amplitud enorme que para recorrerla entera en muchos casos utilizan helicópteros.

Herdade do Esporão alberga un terroir único, fruto de la alianza de un clima particular, regulado y mitigado en parte por su gran lago central, sus diferentes tipos de suelo, las diferentes exposiciones y el vasto patrimonio vitícola entre uvas autóctonas e internacionales.

El paisaje se compone de suaves llanuras onduladas que ocupan cerca de 1500 hectáreas de superficie total de las cuales 460 hectáreas corresponden a viñedos y cerca de 80 hectáreas a olivares. El clima, cálido, se suaviza ligeramente por la gran masa del lago central (que ocupa unas 120 hectáreas). Esta región se beneficia de muchas horas de sol y sus suelos, pobres, derivan de rocas eruptivas. La finca alberga un patrimonio de 194 castas plantadas, 37 de ellas en pleno rendimiento. Algunas de las viñas sobrepasan los 40 años de edad, aportando singularidad en los vinos.

De entre todas las sub-regiones en el Alentejo, se escogió Reguengos de Monsaraz porque era la única que garantizaba vinos elegantes y con gran estructura por la combinación de suelos graníticos pobres y un clima cálido con días calurosos y frías noches. Es aquí donde se consiguen un buen balance que oscila entre la vivacidad de los primeros años y su posterior potencial de envejecimiento.

El Alentejo es la región vinícola más extensa y calurosa de Portugal. Se encuentra ubicada en el centro-sur del país y literalmente significa “más allá del Tajo”. El paisaje es sobre todo de suaves colinas y llanuras, pero si tenemos que destacar una zona sobre las demás esa sería Reguengos de Monsaraz.

Allí, en una enorme propiedad, se erige Herdade do Esporão, una bodega que ha supuesto un auténtico revulsivo en una zona que durante muchos años estuvo deprimida. La región del Alentejo ha tenido durante años fama de segundona dado el gran prestigio de la zona del Douro, pero entre sus asequibles vinos se pueden encontrar gratas sorpresas con los de Esporão. De hecho, es la bodega pionera en adopción de técnicas de vinificación modernas y un uso sostenible de los viñedos, aportando una calidad y diferenciación sin parangón.

Por su cercanía con Extremadura, podríamos decir que comparten prácticamente el mismo tipo de clima y suelo, pero su gran diferencia respecto a tierras patrias la encontramos en las variedades, un amplio patrimonio de uvas autóctonas que aportan personalidad a sus vinos. Es una zona netamente calurosa, pero en Esporão cuentan con dos armas secretas que juegan a su favor. En primer lugar, un gran lago que se extiende por 120 hectáreas de la finca, proporcionando humedad. En segundo lugar, el paisaje de encinares que les rodea juega un papel fundamental, y no sólo porque adorne el paisaje, sino porque sus hojas perennes, gruesas y pequeñas, permiten reducir al máximo las pérdidas de agua por evaporación, una estrategia que ha resultado eficaz en ambientes tan calurosos como este.

Destacable también es el papel que juega su enólogo David Baverstock, un australiano que lleva ya 22 años en Esporão y del que estamos convencidos es parte de las razones del éxito de esta bodega. No sólo porque ha aportado consistencia al proyecto y una buena reputación añada tras añada, sino porque ha sabido complacer tanto a los aficionados, que buscan vinos disfrutables con precios asequibles, como a los más entendidos, resolviendo una complicada ecuación entre calidad y excelencia a pesar de los grandes números de su producción.

Si el viñedo representa el pulmón de Herdade do Esporão, la bodega sería entonces el corazón que bombea a buen ritmo las uvas que nacen en la finca. La primera edificación de bodega se creó en 1985 y fue diseñada para funcionar casi exclusivamente con la ayuda de la gravedad. Posteriormente se complementó con una serie de salas subterráneas y túneles que les han permitido controlar la temperatura y humedad natural. En 2002 se decidió construir una segunda bodega, que les permite hacer vinificaciones separadas. Inmediatamente después, se construyó una tercera bodega (lagares) en la que se diseñan los vinos más exclusivos de la bodega.

close